Edición Impresa
Lunes 26 de Mayo de 2014

Jauretche, Mugica, Néstor y el futuro kirchnerista

Cristina y un discurso que interpretó el presente, la historia del 25 de Mayo, y avisó que nadie piensa en el fin del ciclo, empezando por la propia presidenta.  

En (Arturo) Jauretche, (Carlos) Mugica, ( Néstor) Kirchner y en la continuidad del proyecto kirchnerista, nacional, popular, de izquierda democrática, encontró Cristina los puntos salientes sobre los que dibujó una línea histórica de los últimos 40 años de la Argentina. Y la proyectó a futuro, más allá de 2015. Un discurso que interpretó el presente, la historia del 25 de Mayo, y avisó que nadie piensa en el fin del ciclo, empezando por la propia presidenta.

¿Qué unidad nacional? CFK desafió a la oposición introduciendo matices y precisiones sobre conceptos muy trillados: como la "unidad nacional". "No me interesa la unidad nacional para retroceder ni favorecer a culturas que no tienen nada que ver con nuestra historia", dijo.

El kirchnerismo volvió a mostrar ayer su gigantesca capacidad de movilización popular, y que año tras año —las organizaciones políticas de base que supo construir— muestra más y mejor musculatura y extensión. Con sus esplendores y dificultades, la política ha regresado en el siglo XXI a la Argentina. Ningún proyecto político que suceda al kirchnerismo —intra, neo o antikirchnerista— y que prevalezca en 2015, podrá soslayar la experiencia política actual.

Vidriera. La movilización fue también vidriera para precandidatos K. Que disfrutaron del acto. Florencio Randazzo y Agustín Rossi, por caso, buscaron y consiguieron el roce y el afecto de los militantes.

En un año de dificultades económicas severas, tensiones e incertidumbres, Cristina Kirchner ratificó que sigue en el centro de la escena. Muy lejos del deterioro político, físico y mental con que —hace pocos meses— se ilusionaron sectores de la prensa, políticos y económicos opositores, el liderazgo de CFK sigue intacto. Ayer se confirmó en la Plaza de Mayo.

Sin embargo, el presente, y el semestre que viene, transcurrirán en una inédita tensión para el proyecto kirchnerista. No está claro cómo sigue la historia al interior del FpV. Cristina deberá delegar, y nadie sabe exactamente cómo se hace tamaña cosa en el peronismo.

La presidenta le pidió a la oposición discutir "ideas", y que dejen de "angustiar y asustar" al pueblo. Y agregó: "Muchos no pueden expresar sus ideas porque son contrarias a los intereses de las mayorías".

Luego, la apelación central de CFK volvió sobre lo conseguido: "Le pido a las grandes mayorías que no olviden cómo estaban antes, y cómo están ahora". Porque, aclaró, "los argentinos siempre se han esforzado, pero antes no se conseguía nada con el esfuerzo, y ahora sí".

Comentarios