El Mundo
Lunes 11 de Julio de 2016

Japón: se consolida el premier conservador

El primer ministro conservador, Shinzo Abe, reforzó su control del Parlamento japonés en las elecciones senatoriales, cuyo resultado será determinante para una futura revisión de la Constitución del país, un objetivo del jefe del Ejecutivo.

El primer ministro conservador, Shinzo Abe, reforzó su control del Parlamento japonés en las elecciones senatoriales, cuyo resultado será determinante para una futura revisión de la Constitución del país, un objetivo del jefe del Ejecutivo.

El Partido Liberal Democrático (PLD) que lidera Abe y su aliado, el centrista partido Komeito, lograron 66 escaños de los 121 en juego, contra los 59 escaños que sumaban entre ambos antes de estos comicios. Un avance incontrastable. "Me siento aliviado de que hayamos podido asegurarnos más de 61 escaños, esto es, la mitad de los sometidos a voto. Creo que es un llamamiento a acelerar las abenomics", declaró Abe, en alusión a su política económica. En el poder desde 2012, Abe no ha logrado todavía poner en marcha a la tercera economía del mundo a pesar de su política monetaria y del aumento del gasto público.

El PLD podría alcanzar la mayoría por sí solo, por primera vez en 27 años. El PLD, en el poder en Japón casi de manera ininterrumpida desde 1955 y que esta vez se presentó junto a Komeito, era favorita frente a una oposición debilitada. Su principal adversario, el Partido Democrático (centro izquierda), paga todavía las consecuencias de sus tres años en el poder (2009-2012), marcados por crisis continuas y el tsunami de marzo de 2011, que provocó el accidente nuclear de Fukushima.

Más de 106,6 millones de japoneses estaban convocados a las urnas, incluidos los jóvenes de 18 y 19 años, que podrán votar por primera vez tras la reducción de la edad mínima para hacerlo (20 años hasta ahora).Los japoneses elegían a la mitad de los 242 escaños del Senado, menos influyente que la cámara baja, para los próximos seis años (la otra mitad será renovada dentro de tres años).

Entre los proyectos de Abe, quien se apoya en los valores tradicionales de Japón, se encuentra la reforma de la Constitución nipona, netamente pacifista, que él considera un freno para hacer frente a las crecientes amenazas de China y Corea del Norte.

Si el PLD y sus aliados, que ya controlan dos tercios de la Cámara baja, consiguen la misma proporción en el Senado, sería el primer paso para poner en marcha un referéndum para cambiar la Constitución pacifista de 1947 que declara que "el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra".

Comentarios