El Mundo
Lunes 08 de Agosto de 2016

Irán ahorcó a un físico nuclear por "espía"

Irán ejecutó a un científico nuclear que desertó a Estados Unidos en 2009 y que regresó un año después en extrañas circunstancias.

Irán ejecutó a un científico nuclear que desertó a Estados Unidos en 2009 y que regresó un año después en extrañas circunstancias. La madre de Shahram Amiri ha explicado que el cuerpo de su hijo le ha sido devuelto con marcas de cuerda en su cuello, lo que indica que fue ejecutado en la horca. Al informar de la ejecución, las autoridades islámicas de Irán reconocieron por primera vez que detuvieron, juzgaron y condenaron en secreto al científico, al que en un momento habían proclamado héroe nacional. Shahram Amiri trabajaba para una universidad afiliada al Ministerio de Defensa de Irán cuando desapareció en 2009, mientras hacía la peregrinación musulmana a La Meca, en Arabia Saudita.

Reapareció un año después en una serie de videos grabados en Estados Unidos. Posteriormente Amiri entró a la sección de intereses iraníes en la embajada de Pakistán en Washington y exigió ser enviado a casa. El científico denunció haber sido secuestrado por la CIA, que lo sometió a "una intensa presión psicológica para revelar información clasificada", según manifestó en una grabación. "Me llevaron a una casa que estaba en alguna parte que no conocía" dice Amiri en el video, "y me dieron una inyección anestésica". En suma, Amiri dijo haber sido secuestrado y retenido contra su voluntad por espías sauditas y estadounidenses. Funcionarios de Estados Unidos lo contradicen: afirman que el científico iba a recibir millones de dólares por su información sobre el programa nuclear de Irán.

Ahora, Amiri fue ahorcado en la misma semana que Teherán ejecutó a decenas de opositores. El portavoz del Poder Judicial iraní, Gholamhosein Mohseni Ejehi, dijo que Amiri fue hallado culpable de espionaje."Estuvo vinculado a nuestro hostil enemigo número uno, el Gran Satán'', dijo Ejehi, como llama el régimen clerical a Estados Unidos. Ejehi no explicó por qué las autoridades iraníes nunca anunciaron la condena de Amiri, ni sus apelaciones posteriores. Aseguró que Amiri tuvo acceso a abogados.

Las noticias sobre Amiri, nacido en 1977, eran escasas desde su regreso a Irán en 2010. El año pasado, su padre Asgar Amiri dijo a la BBC que su hijo había estado detenido en un sitio secreto desde que regresó al país.

El martes, Irán anunció que había ejecutado una serie de "criminales", describiéndolos principalmente como milicianos de la minoría kurda. Entonces circuló una esquela fúnebre de Amiri en su ciudad natal de Kermanshah, a unos 500 kilómetros al suroeste de Teherán, anunciando un servicio en su honor y calificándolo de una "luna brillante'' y una "joya invaluable''.

Comentarios