Edición Impresa
Martes 19 de Abril de 2011

¿Y si la UCR le gana al socialismo?

A casi un mes de las internas abiertas (22 de mayo), nadie puede pronosticar con certeza un resultado. Así las cosas, existe la posibilidad (¿por qué no?) de que en el Frente Progresista el radical Boasso le gane a la socialista Fein la candidatura a intendente de Rosario, o de que Barletta se imponga a nivel provincial sobre Bonfatti y Giustiniani. Pero, ¿qué pasaría con la coalición si esto sucediera?

¿Qué pasaría si el radicalismo le gana el 22 de mayo al socialismo la interna del Frente Progresista? ¿Qué ocurriría si Jorge Boasso (UCR) se impone a Mónica Fein (socialismo) por la candidatura a intendente o Mario Barletta se queda con la postulación a gobernador en la competencia con Antonnio Bonfatti y Rubén Giustiniani? ¿Iría todo el socialismo detrás de candidatos radicales? ¿Mantendría el Frente Progresista en las elecciones generales su caudal de votos?, ¿aumentaría o disminuiría? ¿El Frente Progresista es una coalición programática o una sociedad de conveniencia?

Las respuestas a estos interrogantes son complejas, ya que en política es difícil hacer pronósticos, y menos aún en Argentina. Pero veamos una declaración que al calor de la campaña desnuda el pensamiento de uno de los máximos referentes del socialismo.

Quien dijo la semana pasada la siguiente frase no es un militante socialista de base, sino el propio intendente Miguel Lifschitz. “Hay que poner cada cosa en su lugar. Dentro del Frente Progresista existen alternativas autoritarias y conservadoras, que son la antítesis de nuestra propuesta”, dijo en una clara referencia a Boasso.

Es decir, si Boasso gana la interna ¿alguien ve a Binner o Lifschitz haciendo campaña pidiendo a la ciudadanía el voto por el radical? Parece improbable. ¿Alguien lo ve al intendente trabajando para una alternativa que considera “autoritaria”, “conservadora” y "la antítesis" de su propuesta?

Así las cosas, da toda la sensación que la continuidad del Frente Progresista está supeditada a que el socialismo lo hegemonice, lo conduzca, lo lidere a nivel provincial y en la ciudad de Rosario. De lo contrario, todo indica que tendría escasa probabilidad de vida.

Comentarios