Edición Impresa
Sábado 12 de Enero de 2008

¿Sabe o no sabe?

Dicen que no hay nada que explique la subjetividad de lo que le gusta o deja de gustarle a cada individuo. Tal vez eso sirva para entender la extraña situación de Susana Pozzi...

Dicen que no hay nada que explique la subjetividad de lo que le gusta o deja de gustarle a cada individuo. Tal vez eso sirva para entender la extraña situación de Susana Pozzi, que eligió como la peor de las obras del Palais de Tokyo que se exponen desde el jueves en el Macro justo a la que la inmensa mayoría del público elogió y aplaudió como la mejor, y por escándalo. Una de dos: o tiene gustos muy personales o los otros asistentes no entienden nada de arte.

 

Locos por la rubia

En los ministerios de Seguridad y de Justicia hay cierto alboroto. Es que como aun no designaron a un encargado de prensa para ambas carteras, por ahora apelan a los servicios de la encargada de esa tarea en la sede local de la Gobernación. Claro que la rubia es tan bonita que al parecer ya ha encandilado a varios funcionarios y también a algunos periodistas que suelen ir por allí a recabar información. Parece que más de uno ya planea hacer un intento por conquistarla. ¡Exitos!

Comentarios