Edición Impresa
Viernes 08 de Julio de 2011

¿Quién es Ricardo Pedro Bruera?

Semanas atrás se presentó el libro “1976. El golpe civil”, de Vicente Muleiro. En la obra el autor da cuenta del papel de empresarios, instituciones y civiles como cómplices y beneficiarios de la dictadura. Sobre la presencia de Bruera al frente de una institución educativa, el escritor y periodista opinó a La Capital: “Me parece algo absolutamente repudiable, en el sentido de que participaron en la ofensiva más brutal contra la organización civil y contra el derecho que tuvo la Argentina. No debieran ser acogidos por estas instituciones”.

“Me interesa —agregó— también atenerme a los instrumentos jurídicos que hay en danza, y que si alguien encuentra el camino para que sean juzgados, y que se debata para que quede claro dónde estuvieron y qué hicieron”. Al respecto consideró que “el de Bruera es uno de los casos fuertes. El Operativo Claridad sin dudas fue uno de los más oscurantistas de una Argentina negra, matadora, carnicera, que no quería abrir la cultura. Y que pensaba al educando para que sea un súbdito y no un ciudadano. Así que por supuesto que le caben responsabilidades”.

Testimonios. “En este momento hay determinadas figuras a las cuales se puede procesar, y aún reprocesar. Por ejemplo, el caso de delitos de lesa humanidad que son por suerte imprescriptibles en nuestro país. Si algún jurista encuentra la conexión entre su accionar y el delito de lesa humanidad podrá procesarlo. Hay casos donde no hay participación directa y se está rastreando”, indicó.

Ricardo Pedro Bruera fue ministro de Educación de la Nación entre marzo de 1976 y mayo de 1977; estaba al frente de esta cartera cuando ocurrió la tragedia conocida como la “Noche de los lápices”.

En su libro, Muleiro  recuerda que Bruera fue subsecretario de Educación desde 1970 con el general Roberto Marcelo Levingston y ministro de Educación de Santa Fe en la dictadura de Lanusse. “Su misión —escribe Muleiro— fue desarmar los circuitos de conocimiento por los que se habían introducido ’ideologías contrarias al ser nacional’”. Para ese objetivo intentó la creación de una “red de espionaje” en las escuelas, para las que invitó a los chicos a delatar a quienes identificaran como “enemigos subversivos”, “proponiéndoles relacionar droga-pornografía-marxismo”.

Luego de su paso por la cartera educativa, Bruera “se dedicó a dar clase y a publicar libros de didáctica de la enseñanza —cita Muleiro—, como el paradójico título ’La propuesta por las libertades escolares’”. También trabajó en el Instituto Rosarino de Investigaciones en Ciencias de la Educación (Irice). Y un dato más: su secretario privado, Julio César Zapata, fue ministro de Educación en el segundo gobierno de Carlos Reutemann.

Actualmente Bruera preside la Asociación para la Promoción del Desarrollo de las Ciencias de la Educación (Aprodece), integrada por el representante legal del colegio, Claudio Murcilli, y la esposa de Bruera, Nelly Ruth Sanz; además de Gabriel Graciosi, Liliana Podadera y Elida González, según consta en un documento oficial del Ministerio de Educación. En el mismo se indica que esta institución fue fundada el 8 de noviembre de 1979. El Colegio Rosario tiene unos mil alumnos (del nivel inicial al profesorado), y recibe el 100 % de subsidios del Estado para el pago de los salarios docentes.

Comentarios