Edición Impresa
Sábado 19 de Diciembre de 2009

¿Qué pasó con...? La Escuela Teniente Sánchez

Desde hace dos meses hay un lugar vacío en donde estaba la placa del frente de la Escuela Nº 1.240, de Mitre al 1600. Es que gracias a una disposición ministerial —y tras una votación hecha por la comunidad educativa— el establecimiento decidió reemplazar el nombre del represor Teniente General Juan Carlos Sánchez por el de la educadora Arcelia Delgado de Arias.

Desde hace dos meses hay un lugar vacío en donde estaba la placa del frente de la Escuela Nº 1.240, de Mitre al 1600. Es que gracias a una disposición ministerial —y tras una votación hecha por la comunidad educativa— el establecimiento decidió reemplazar el nombre del represor Teniente General Juan Carlos Sánchez por el de la educadora Arcelia Delgado de Arias.

Oficialmente el cambio se produjo en agosto pasado, mediante la resolución Nº 1424 de Educación provincial, que dejó sin efecto la disposición de 1980 que bautizó a la escuela con el nombre de quien fuera comandante del II Cuerpo de Ejército a principio de la década del 70, y luego acusado de secuestrar y torturar a estudiantes y trabajadores. "Cuando salió esta resolución tuvimos que apurarnos a cambiar hasta los sellos", cuenta la directora del establecimiento, María Hortencia Abaca.

Los debates comenzaron en 2006 con un proyecto de la diputada provincial Alicia Gutiérrez para que la escuela deje de llamarse Teniente Sánchez, a lo que también se sumó Amsafé. Tras una serie de debates internos con los padres y docentes, la escuela decidió en 2006 elegir un nuevo nombre sobre tres propuestos: Antonio Berni, Arcelia Delgado de Arias y José Pedroni. Este último fue el que ganó las votaciones, pero al existir ya una institución con ese nombre, se optó por el de la educadora, la primera docente argentina en dirigir el Normal Nº 1 y que de hecho era el nombre que tenía la escuela antes de que la dictadura imponga el del militar.

"La mayoría de la comunidad escolar quería este cambio, en función de dejar un poco de lado los malos recuerdos del gobierno militar. Pero, además volver a tener el nombre de Arcelia Delgado es revalorizar el ser femenino y el valor pedagógico de una maestra sarmientina que bregó por la educación de las mujeres", concluye la actual directora de la 1.240.

Comentarios