Edición Impresa
Sábado 24 de Octubre de 2009

¿Qué pasó con...? La cocina centralizada de Rosario

Entre 1991 y 1996 funcionó en la sede la Federación de Cooperadoras Escolares de Rosario (Felipe Moré 929), la cocina centralizada. Una iniciativa que vino a suplir el servicio de almuerzo de los escolares que hasta entonces era tercerizado. Fernando Bondesío, el ex ministro de Educación del primer gobierno de Carlos Reutemann, fue el que más propició este cierre.

Entre 1991 y 1996 funcionó en la sede la Federación de Cooperadoras Escolares de Rosario (Felipe Moré 929), la cocina centralizada. Una iniciativa que vino a suplir el servicio de almuerzo de los escolares que hasta entonces era tercerizado. Fernando Bondesío, el ex ministro de Educación del primer gobierno de Carlos Reutemann, fue el que más propició este cierre.

Lo cierto es que los cooperadores asumieron, en parte de esos años, la gestión del servicio. Sin embargo los atrasos en el pago a los 210 empleados terminaron con el cierre del lugar. Una larga batalla judicial se abrió entonces.

Actualmente, y luego de 13 años de que el lugar se cerrara, el panorama donde funcionó una cocina modelo en servicio y solidaridad es desolador: hornos rotativos, cámaras frigoríficas, máquinas de cortar carnes, ollas y decenas más de herramientas e instalaciones suficientes como para preparar 60 mil raciones diarias de comida (bajo un estricto control bromatológico y nutricional) permanecen sin ningún tipo de uso.

La actual comisión directiva de la Federación ha puesto a disposición del Estado y de las organizaciones civiles que lo requieran las máquinas, herramientas y hasta el mismo espacio, "en beneficio de la comunidad". Según han expresado, la federación ya descartó la posibilidad de gerenciar la cocina —"no es nuestra tarea dar de comer", dicen— aunque consideran muy viable su reapertura, que según sus cálculos, ponerla nuevamente en marcha demandaría unos 500 mil pesos.

Para el secretario general de la Federación, Gustavo Mogues, hacerlo significaría aliviar el trabajo de los directivos que deben hacerse cargo de la administración de los comedores escolares, donde se prepara la comida y la copa de leche a los alumnos. También, y de esta manera devolverles, el tiempo pedagógico resignado.

Comentarios