Edición Impresa
Lunes 07 de Abril de 2008

¿Qué pasaría si..?

El domingo pasado vi un interesante programa en el canal Nacional Geographic que se dedica a realizar múltiples experimentos con la técnica más empleada por inventores y descubridores, que se resume en preguntarse: ¿qué pasaría si..? Así, realizan cientos de pruebas: como una mujer diestra que acepta usar durante un mes sólo su mano izquierda.

El domingo pasado vi un interesante programa en el canal Nacional Geographic que se dedica a realizar múltiples experimentos con la técnica más empleada por inventores y descubridores, que se resume en preguntarse: ¿qué pasaría si..? Así, realizan cientos de pruebas: como una mujer diestra que acepta usar durante un mes sólo su mano izquierda. Como resultado su habilidad con la zurda aumentó considerablemente. Entonces, me quedé pensando en por qué no empleamos este motor de la imaginación para reflexionar con total libertad sobre la ciudad en la que vivimos?

Por ejemplo, ¿qué pasaría si la Municipalidad se decide a construir una vasta red de ciclovías que permita desplazarse con seguridad a lo ancho y largo de Rosario? ¿No habría menos ciclistas muertos o accidentados? ¿No permitiría a muchas más personas moverse con este medio de transporte económico y ecológico, y no habría menos embotellamientos de tráfico? ¿Por qué no se realiza esta obra de relativo bajo costo, pero de alto impacto social, pero sí se realizan otras de también bajos o medianos costos, pero de bajísimos o nulos beneficios?

Pero continuemos: ¿qué pasaría si se prohibiera definitivamente la construcción de nuevos edificios en el centro y macrocentro de la ciudad? ¿No es suficiente la gente que ya vive en esas zonas? ¿Rosario quiere seguir creciendo en población? Si con un millón de habitantes muchos sostienen que tenemos “una ciudad a escala humana”, ¿seguirá manteniendo esta característica con un 20 por ciento más de personas? ¿El megaplan de Rosario no debería ser que se desarrollen las ciudades satélites que están en la región?

Y una más: ¿qué pasaría si la ciudad contara con una oposición política de peso, que deje el oportunismo y el partidismo de lado, y se dedique a estudiar los grandes temas de Rosario presentando proyectos y propuestas superadoras, criticando lo que consideran equivocado y respaldando los aciertos? ¿No sería beneficioso para la ciudad e incluso para la propia gestión socialista, que luego de 19 años de gobierno y sin rivales políticos que amenacen su hegemonía ha caído en un cierto amesetamiento?

El socialismo gobernó y se consolidó políticamente en esta ciudad gracias a emplear la técnica del ¿qué pasaría si abrimos más espacios verdes y los revalorizamos, si creamos un centro de salud modelo en el Monumento al Pozo, si urbanizamos las villas de emergencias, si creamos sitios de recreación para los chicos...? Muchos de estos objetivos los cumplieron dejando marcas indelebles en la ciudad y otros quedaron a mitad de camino (¿qué pasó con el Plan Hábitat para los asentamientos irregulares?). Pero ahora no aparecen con fuerza nuevos proyectos convocantes.

Será cuestión de volver plantearse: ¿qué pasaría si..?

 

Comentarios