Edición Impresa
Jueves 02 de Junio de 2011

¿De qué hablan los candidatos?

¿De qué hablan los candidatos a gobernador de Santa Fe? Algunos muestran proyectos, mientras otros caen en la tentación de plantear generalidades (“quiero terminar con la pobreza”, “mejorar la educación”, “hacer feliz a los santafesinos”…). Y todos, pero todos, coinciden en silencios puntuales. Es que brillan por su ausencia en esta campaña el debate de temas que parecen incomodar a los políticos en tiempos electorales...

¿De qué hablan los candidatos a gobernador de Santa Fe? Algunos muestran proyectos, mientras otros caen en la tentación de plantear generalidades (“quiero terminar con la pobreza”, “mejorar la educación”, “hacer feliz a los santafesinos”…). Y todos, pero todos, coinciden en silencios puntuales. Es que brillan por su ausencia en esta campaña el debate de temas que parecen incomodar a los políticos en tiempos electorales.

A modo de desafío van aquí tres preguntas para los tres candidatos a gobernador que quedaron en pie tras las internas del pasado 22 de mayo: Antonio Bonfatti (Frente Progresista), Agustín Rossi (justicialismo) y Miguel del Sel (PRO).

Sistema impositivo. ¿No creen que la provincia debería realizar una profunda reforma impositiva para que los que más tienen más paguen? ¿Cómo se puede prometer educación, salud, seguridad de calidad sin un Estado moderno, eficiente y con recursos? Santa Fe mantiene algunos privilegios impositivos desde hace largos años, donde los empresarios y comerciantes vinculados a los sectores de servicios y comercios son discriminados. Es que la industria, la construcción y la producción primaria con base en la provincia están exentas de tributar ingresos brutos. Así, hoy un quiosco paga este impuesto, pero no lo hacen la actividad industrial, pese a su vertiginoso crecimiento; las cerealeras como Cargill, que facturan multimillonarias sumas año tras año; tampoco las empresas constructoras, como las que levantan las torres vip en Puerto Norte; y ni siquiera las firmas vinculadas al negocio agropecuario, que vienen acumulando ganancias extraordinarias. ¿Bonfatti insistirá con el original proyecto del socialismo de terminar con estas exenciones o la iniciativa se guardó en un cajón? ¿Rossi cambiará el rechazo a esta reforma que sostuvo en su momento su bloque legislativo? ¿Y el cómico devenido en político Miguel del Sel, postulante del PRO, tendrá alguna opinión formada sobre el tema?

Seguridad. ¿Se pueden bajar los niveles de delitos en la provincia sin realizar una profunda reforma de la institución policial? El candidato a intendente por el justicialismo, Héctor Cavallero, sostuvo durante la campaña para las internas que “el 80% de los delitos está protegido, asociados ilícitamente, encubiertos, involucrados o por omisión, por las cúpulas de las seccionales y la policía de Rosario”.

El mismo diagnóstico realizó recientemente a nivel de la Policía Federal la ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré, quien advirtió que la corrupción policial “es el problema más serio y más complejo” que se tiene en la materia.

Y hasta el ministro de la Corte Suprema de la Nación Eugenio Zaffaroni asevera que “las estructuras políticas han tolerado históricamente la corrupción de la institución policial”. Y añadió: “Cambian recaudación autónoma por condiciones de gobernabilidad, lo cual funciona desde el siglo XIX”.

“Hay Estados que no tienen fuerzas armadas, pero un Estado sin policía no conozco ninguno. La policía es una institución absolutamente necesaria y las estructuras policiales hay que redefinirlas“, sostiene el juez. Y su primera propuesta es “mejorar las condiciones laborales de los policías, jerarquizarlos, mejorarle los salarios, la formación”.

Financiación de las campañas. ¿Cuánto viene gastando cada candidato en la campaña electoral y cuál es el presupuesto de acá a las elecciones generales del 24 de julio? ¿De dónde sale ese dinero?

Durante la campaña para las internas fue realmente llamativo el dinero que se gastó para publicitar cada lista. Las cifras, de conocerse, indudablemente serían escandalosas, obscenas. ¿Y cuál es el origen de esos fondos? Por favor, que los políticos no respondan que salen de rifas, bingos o polladas. La gente es ingenua, pero no tanto. ¿Son donaciones? ¿De quiénes? ¿Sindicatos? ¿Cámaras patronales? ¿Empresarios? ¿Qué se promete a cambio cuando los candidatos reciben esa plata? Sería saludable para la democracia que se transparente la financiación de las campañas.

Tres temas medulares para tres candidatos que pretenden gobernar por cuatro años la provincia.

Comentarios