Policiales
Domingo 06 de Noviembre de 2016

Investigan si un homicidio en Tablada fue por un simple robo o por una venganza

Nelson Fernández cayó baleado en Centeno y Alem la tarde del viernes. Le sacaron el celular, pero en el barrio hablan de que era "buchón".

Poco había pasado de las 19.30 del viernes cuando dos muchachos de a pie interceptaron a otro joven y sin mediar palabras le dispararon al menos cuatro veces, según escucharon los vecinos. Nelson Maximiliano Fernández, de 24 años, cayó mortalmente herido con tres de esos tiros que le impactaron en el abdomen. Los testigos indicaron que los homicidas le sacaron el celular y huyeron a toda carrera. La víctima fue trasladada en un auto particular al hospital Roque Sáenz Peña donde nada pudieron hacer para salvarle la vida. Los investigadores rápidamente vincularon el homicidio con el fuego cruzado entre las bandas conocidas como "Los de Centeno" y "Los de Ameghino", dos grupos que se disputan ese territorio delictivo. Sin embargo, en Tablada los pocos vecinos que aún hablan con la prensa expusieron otras miradas sobre el asesinato de Fernández.

   Al respecto, según los vecinos que lo conocían como "El gordo", dijeron que Nelson residía en inmediaciones de "La U", como llaman a la vuelta que da calle Patricias Argentinas a la altura de Dr. Riva. El muchacho trenía prontuario abierto por delitos contra la propiedad y las personas, ese estereotipo policial que marca que alguna vez fue preso bajo la sospecha de haber robado. Los vecinos relataron que hace pocos días uno de sus hermanos fue atacado a tiros junto a otro joven (Diego S.) en inmediaciones de Doctor Rivas y Necochea.

   "Yo bajaba del colectivo con mi hijo y vi que dos muchachos le dispararon al pibe, le sacaron el celular y se fueron corriendo", relató una testigo circunstancial del ataque. "Escuchamos cuatro detonaciones y pensamos que eran cuetes, fosforitos. Cuando nos asomamos a la vereda vimos al pibe herido pero ni pensamos en pedir una ambulancia. Un vecino lo cargo en su auto y lo llevó al hospital", agregó una doña de la zona.

Un cruce con historia. Centeno y Alem es un cruce de caminos con historia en las crónicas policiales de los últimos años. El miércoles 13 de mayo del año pasado, a las 6 de la mañana, Mauro David Maciel, con 22 años y dos pequeños hijos, fue interceptado cuando salía de un pasillo. Dos hombre se bajaron de un Fiat Uno y le dispararon en una pierna. Luego lo remataron con un balazo en la nuca. El crimen fue investigado por la fiscal de Homicidios Marisol Fabbro. Un hombre de 27 años, José Manuel G., fue detenido por el crimen.

   Otro caso resonante ocurrió un año atrás, el martes 23 de noviembre. Milton Nahuel Navarro, de 24 años y apodado "Lampard", fue muerto de un escopetazo en la cabeza cuando ingresó a robar con una cuchilla en su mano a una panadería industrial ubicada sobre Alem al 4000. El joven había salido el viernes anterior de la cárcel de Coronda.

   La historia que narraron los vecinos sobre lo ocurrido el viernes es una escena repetida a diario en los barrios de Rosario. Un pibe caminando, dos que le salen al cruce, cuatro detonaciones que los vecinos no pueden identificar como balazos y un muerto: Nelson Maximiliano Fernández. El crimen es investigado por el fiscal de la Unidad de Homicidios Ademar Bianchini.

   Fuentes ligadas a la pesquisa indicaron que no habían tenido acceso a testigos presenciales del crimen y que esperaban tomar declaración a los parientes del muerto. Vecinos conocedores del territorio enmarcaron el asesinato en la áspera disputa por el control de las calles al sur de avenida Pellegrini entre las huestes de René U. y Alexis Caminos y su socio, el apodado "Tuby". Los tres presos en distintas cárceles santafesinas.

Palabras de más. Según esa versión, el lunes pasado después de que se registrara una infernal balacera en Sánchez de Thompson al 200 bis, donde dos mujeres resultaron heridas de gravedad; en Doctor Riva y Necochea se produjo un oscuro episodio en el que cuatro hombres sindicados como miembros de la banda de Tuby fueron detenidos. Entre ellos el nieto de una celebridad del hampa de Tablada: "Pantera". A los mencionados les secuestraron un Volkswagen Gol, dos pistolas calibre 9 milímetros y dos chalecos antibalas. La versión policial indicó que los hombres fueron detenidos por circular en "actitud sospechosa". Pero en la calle la versión es que los detenidos tenían como misión neutralizar al apodado "Capocha", uno de los referentes de René U. en esa zona de Tablada.

   Ante el hecho consumado, desde las dos partes vieron una mano policial en el entremado. Unos, por el posible atentado a Capocha; y los otros porque la policía llegó antes de que se concretara ese ataque. Incluso, los más osados ven a policías infieles en el medio. "Todas las partes están buscando al buchón que pasó el dato y este pibe que mataron era medio flojo de lengua. Por ahí dijo algo que puso nervioso a alguno y lo terminaron matando. El miedo es más fuerte que la razón", analizó un viejo conocedor del barrio.

   Marta, una lectora de La Capital, posteó ayer un comentario en la edición online del diario que también sirve para enmarcar el crimen de Nelson Fernández: "Mientras los comisarios sigan en convivencia con los narcos y liberen zonas, nada va a cambiar. Además ésto es más grave de lo que ustedes creen. Y si no, ¿por qué no denuncian lo que ustedes ven a diario? Porque tienen miedo. Saben que vienen y los matan", escribió la mujer.


Comentarios