Información Gral
Sábado 24 de Septiembre de 2016

Inusual pena en Italia para un cliente de prostitutas

El tribunal de Roma impuso una sanción inusual al cliente de una prostituta menor de edad: además de dos años de prisión, fue condenado a regalarle 30 libros sobre la condición de la mujer, se precisó ayer.

El tribunal de Roma impuso una sanción inusual al cliente de una prostituta menor de edad: además de dos años de prisión, fue condenado a regalarle 30 libros sobre la condición de la mujer, se precisó ayer.

Los poemas de Emily Dickinson, ensayos de Virginia Woolf y Hannah Arendt, las cartas de Ana Frank son algunos de los treinta libros que el cliente tiene que comprar a la joven prostituta como indemnización por los daños morales causados.

Las dos adolescentes, que tenían entonces 14 y 15 años, llevaban una doble vida: Por la mañana asistían a clases en un instituto y por la tarde acudían a un departamento del elegante barrio romano de Parioli, en el norte de la capital, donde intercambiaban sexo por dinero para comprar ropa y celulares de alta gama, y también drogas.

A pedido de una de las madres, la policía interceptó las conversaciones telefónicas entre las adolescentes, un intermediario y los clientes, y detuvo a cinco personas, entre ellas a la madre de la muchacha más joven y a varios clientes, entre ellos empresarios.

Comentarios