Información Gral
Jueves 12 de Mayo de 2016

Interrogantes que siguen acechando a la ciencia

Los investigadores médicos recuerdan que el zika es casi benigno para la mayoría de adultos (que apenas desarrollan unos síntomas parecidos a la gripe), razón que los conduce al convencimiento de que frenar las secuelas intrauterinas supondría todo un alivio para la actual situación de emergencia internacional.

En ese sentido, los ensayos sobre ratones también se van a utilizar para tratar de identificar las proteínas de la placenta que permiten al virus atravesarla y estudiar por qué en algunos casos esto ocurre y en otros no.

Aunque no existe una cifra clara al respecto, no todas las embarazadas que se infectan de zika en el embarazo dan a luz a bebés con microcefalia. Algunos estudios hablan de apenas un 1-2 por ciento de los casos (otro trabajo brasileño eleva el porcentaje hasta el 29 por ciento), pero como muchas mujeres pueden pasar la infección por zika sin síntomas resulta difícil extraer conclusiones contundentes.

En España, donde 105 personas han contraído el Zika durante viajes a Latinoamérica (no existen por ahora casos autóctonos), la Generalitat de Cataluña confirmó la semana pasada la detección de un feto con microcefalia en una de las mujeres embarazadas que está siendo sometida a seguimiento.

En el caso de los bebés que nacen sanos y sin microcefalia pese a haber convivido con la infección en el útero materno, los especialistas no descartan que puedan sufrir otro tipo de secuelas neurológicas a medio o largo plazo.

Los distintos grupos de investigadores coinciden en que el desafío es bucear en las diferentes opciones para evitar el desarrollo de la microcefalia.

Comentarios