la_region
Martes 08 de Noviembre de 2016

Intentó matar a su ex y al novio, y se suicidó

El domingo a mediodía, en el barrio Benito Legerén, de Concordia, Entre Ríos, un hombre intentó matar a su ex pareja y al actual novio de ella con disparos de arma de fuego. Luego se suicidó.

El domingo a mediodía, en el barrio Benito Legerén, de Concordia, Entre Ríos, un hombre intentó matar a su ex pareja y al actual novio de ella con disparos de arma de fuego. Luego se suicidó.

El agresor, identificado como Miguel Angel Rodríguez, alias Tarta, de 48 años, disparó contra su ex pareja de 33 años, Evangelina Moledo, a quien le asestó dos balazos. En el ataque también resultó herido el actual novio de la mujer, Luis Walter Chamorro. Todo esto ocurrió en una vivienda ubicada en calle Santiago del Estero, casi esquina Formosa, de esa localidad entrerriana.

En el lugar del hecho la Policía desplegó un amplio operativo policial; se hicieron presentes los fiscales y personal policial técnico especializado, quiénes tomaron las huellas, recolectaron testimonios de vecinos y hallaron las vainas de los proyectiles en la entrada de la casa en cuestión.

Según publicó el sitio Diario Río Uruguay, Rodríguez ya tenía antecedentes de agredir a su ex pareja, incluso testigos reconocieron recientes hechos en los que la mujer terminó con lesiones graves en sus costillas. Se habrían separado hace aproximadamente unos tres meses.

Luego del intento de feminicidio, el agresor regresó a su casa de calle Cerrito y se pegó un tiro. Los uniformados, ya alertados de la novedad, llegaron a la vivienda y lo encontraron tirado en el piso del living, boca abajo, con un orificio de arma de fuego a la altura de la sien izquierda, y junto al cuerpo, un revólver cromado con cachas de madera, calibre 32.

Moledo y Chamorro fueron internados en el hospital Delicia Masvernat. Chamorro presentó dos heridas de arma de fuego con orificio de entrada Por ahora, se encuentra fuera de peligro, se informó.

La mujer debió ingresar a quirófano con urgencia presentando dos orificios de arma de fuego en las caras anterolateral derecha e izquierda del cuello.

Por su parte, el agresor ingresó ya fallecido, producto del balazo auto infligido en la boca, informó el mismo portal. Toda la escena de la violencia tuvo lugar en presencia de los tres hijos que tenía la pareja, incluso una nena de apenas 3 años, la que al momento de percibir la balacera y alertada por su madre, corrió a protegerse y debió ocultarse bajo una cama.

Comentarios