la_region
Viernes 04 de Noviembre de 2016

Intendentes dieron su apoyo a Roldán en el conflicto por la basura

El gremio de los recolectores le pide una solución a los despidos en una empresa privada que rescindió el contrato del servicio.

Mandatarios de la región hicieron una cerrada defensa de la municipalización del servicio de recolección de residuos y estrecharon filas en favor del municipio de Roldán, jaqueado por el sindicato de los recolectores luego de rescindir el contrato con una empresa privada y asumir la actividad con personal propio.

Mientras tanto, el corralón donde se guardan los camiones recolectores permanecía cerrado por un piquete que exige una solución para los empleados despedidos por la firma concesionaria que prestaba el servicio, y su permanencia en el convenio colectivo del sector. "No vamos a permitir la precarización del trabajo", advierten (ver aparte). Y la Municipalidad presentó en la Fiscalía Regional una denuncia por amenazas coactivas y privación ilegítima de la libertad.

El conflicto se desató cuando el municipio decidió no renovar el contrato con la empresa privada que hacía el trabajo de recolección en el casco urbano de la ciudad, por considerarlo extremadamente oneroso. Frente a esto, la firma concesionaria, ya desligada contractualmente del gobierno local, despidió a un grupo de empleados, lo que generó la reacción del sindicato de recolectores de Rosario, que pide la continuidad de los trabajadores bajo el convenio que los contiene.

El conflicto, que se desató el lunes cuando el municipio debía comenzar a hacerse cargo del servicio, tuvo un momento de máxima tensión el martes, cuando se armó una trifulca entre los dirigentes y activistas sindicales apostados en el corralón y la policía. Según el sindicato, las fuerzas de seguridad, que se presentaron sin orden judicial, reprimieron a los manifestantes con balas de goma y dejaron varios heridos; según el municipio, los uniformados respondieron a la agresión a piedrazos que sufrieron cuando intentaron custodiar el lugar.

Causa común. El Paseo de la Estación se convirtió ayer en escenario de una reunión donde se dieron cita nueve intendentes y presidentes comunales, algunos que ya pasaron, aseguran, por experiencias similares. "Teníamos el servicio dividido: mitad de la ciudad estaba atendida por la misma Municipalidad, y la otra (el casco urbano) por una empresa privada. Por se nos hacía imposible seguir pagando, y el contrato se vencía. Por eso no lo renovamos. La firma despidió personal. Ahora, el sindicato pretende que tomemos a empleados de una empresa privada, y nos amenazan con bloquear el corralón", protestó Pedretti. Y recordó que, además de la denuncia presentada en la Fiscalía, estuvieron junto al intendente de Pérez, Pablo Corsalini, hablando con el mismo fiscal regional, Jorge Baclini, y que tomó contacto tanto con el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, como con el de Gobierno, Pablo Farías, para plantearles la situación.

Para Pedretti es inconcebible que Roldán tenga que pasar a su planta a empleados de una empresa con la que cortó relaciones comerciales, y mucho menos con un convenio distinto al de los municipales. "Entonces, los que trabajan en los talleres tendrían que ser de Smata, los albañiles, de Uocra, y el de los centros de salud tendrían que estar con Sanidad, y así sucesivamente. Tendríamos un municipio con 50 gremios", justificó.

"No vamos a ceder". Estas consideraciones quedaron sentadas en la reunión de ayer, donde el mandatario roldanense llevó la voz cantante. "No vamos a ceder a las presiones. En el Estado nos manejamos con las leyes del Estado. Fuimos víctimas de amenazas, y el martes hubo agresiones", contó. Y recordó que "hace dos años, el sistema de recolección privado pasó a costar un 50 por ciento más. Nosotros nos hicimos cargo del servicio en los loteos y no tuvimos problemas, salvo los primeros días en que el personal tuvo que habituarse a los recorridos. Hacerlo desde el municipio nos significa un ahorro de 4,2 millones de pesos por año", afirmó.

Mientras el sindicato de recolección espera para hoy una audiencia de conciliación en el Ministerio de Trabajo, Pedretti aseguró que el municipio "no tiene nada que discutir con esa gente, porque no tiene injerencia en los asuntos municipales. Es más, aquí no hubo diálogo, hubo un intento de amedrentamiento", dijo, y advirtió que "el servicio de recolección se va a prestar aunque tenga que salir yo con los camiones".

Por su parte, Corsalini recordó que en su ciudad el servicio está municipalizado y que "desde el sindicato de recolectores hay una permanente presión para que los empleados municipales pasen a ese gremio. Hay un accionar que se repite, y nosotros lo hemos denunciado".

Y a su turno, su par de Puerto San Martín, Carlos De Grandis, aseguró que "el ahorro que venimos haciendo con el servicio municipalizado es tremendo. Ahora acabo de comprar dos camiones nuevos para mejorar el servicio. Y ya no hay manera de cambiar esto porque ya está hecho. Por eso felicité a las autoridades de Roldán.

Mientras tanto, al cierre de esta edición el conflicto continuaba, y la preocupación es que se acreciente y amenaza con romper la paz social.

Comentarios