Edición Impresa
Lunes 20 de Julio de 2009

Insufribles 2.0

Siempre hay un estúpido dispuesto a arruinar una buena charla. Los hubo siempre, y de toda clase: insoportables, entrometidos, engreídos, absurdos y torpes, tan reduccionistas como idiotas. Pero con la llegada de las nuevas tecnologías evolucionaron a una categoría sorprendente: los insufribles 2.0.

Siempre hay un estúpido dispuesto a arruinar una buena charla. Los hubo siempre, y de toda clase: insoportables, entrometidos, engreídos, absurdos y torpes, tan reduccionistas como idiotas. Pero con la llegada de las nuevas tecnologías evolucionaron a una categoría sorprendente: los insufribles 2.0.

Son aquellos que alguna vez supieron ser esas personas inaguantables que repetían las frases impostadas del locutor de "La aventura del hombre" y que memorizaban dos o tres párrafos impactantes de la revista Muy Interesante. Largaban la sentencia como si la supieran de toda la vida y después ponían cara de ser la persona más inteligente del planeta, o al menos el más erudito de los allí presentes. Con el tiempo se adaptaron a los avances tecnológicos y ahora tienen la "gran fuente de la sabiduría": los blogs.

Sólo tienen que elegir un par de blogs de temática general (hay millones en internet) y otros de ciencia, tecnología, turismo, series de TV e incluso salud o psicología evolutiva. Y no sólo las entradas que publican los blogueros tienen muchos datos para repetir en las mejores reuniones, también los comentarios de los lectores suelen ser tan o más "educativos". De esta manera pueden apropiarse de las teorías más complejas y de las novedades más sorprendentes. Llegan a todas las ramas del conocimiento: literatura, aeromodelismo, física atómica, los chismes de las vedetes, la evolución del ser humano, los errores de continuidad de las películas que aún no se estrenaron, las escuchas secretas de la CIA, el futuro de la economía mundial y hasta el desperfecto que hizo que el Airbus se estrellara en medio del Atlántico.

"Más del 80 por ciento del territorio hondureño es montañoso", pueden llegar a soltar en medio de una charla sobre nuestro próximo destino vacacional. Y a manera de respuesta luego de un inocente comentario sobre lo rico que está el café con leche, estas aves rapaces son capaces de afirmar sin repetir y sin soplar que "un gramo diario de cafeína es suficiente para generar un síndrome de abstinencia". "Está comprobado", añaden, confundiendo nuestro gesto irónico con genuino deslumbramiento.

Hay un detalle que ellos todavía no comprendieron (y quizás jamás lo hagan): los blogs, de alguna manera casi cósmica, están todos conectados entre sí. Un bloguero suele ser un ávido lector de páginas ajenas, las que redactan sus amigos virtuales. Aquello que resulta interesante para un bloguero terminará replicado en menos de 24 horas en su propia bitácora. Una foto llamativa, un video gracioso o una teoría difícil de creer se difundirá entonces de forma exponencial. Aquello de que todos los seres sobre esta tierra están comunicados por seis grados de separación termina por convertirse en un axioma irrebatible.

Finalmente, el conocimiento adquirido por este pedante-insportable es transmitido a los otros seres inferiores, sus amigos de carne y hueso. Esto es: la verdad absoluta y casi incomprensible que este insufrible 2.0 acaba de pronunciar ya la conocíamos. Sí, esa teoría absurda sobre cómo va a ser el final de la serie "Lost" la habíamos leído en un blog.

Comentarios