institucional
historia

El Diario La Capital estuvo en las calles de Rosario un 15 de noviembre de 1867. En ese tiempo el diario fundado por Ovidio Lagos era vespertino y sus ediciones eran anunciadas con la estampida de un cañón. Entonces, los diarios eran considerados tribunas políticas, un lugar de debate de ideas y avisos clasificados que paulatinamente se modificó.
El 19 de agosto de 1868, la editorial se instaló en un predio ubicado en Santa Fe 104 y su formato cambió. Más tarde se convirtió en matutino y en 1870 la imprenta se mudó a la calle Puerto (hoy San Martín) al 100. 1874 y 1887 fueron años de transformación en los procesos de impresión a través de la adquisición de nueva maquinaria.

En 1889 "Editorial Diario La Capital" se instala en su tradicional edificio de calle Sarmiento 763 donde además se planta una impresora Marinoni "a reacción"de origen francés, revolucionaria en su tiempo.

El formato del diario en folios de gran tamaño cambió con la llegada de 1903.

Para 1905 la edición del Diario La Capital tenía 16 páginas y en 1906 el diario ofrece su primer suplemento ilustrado, de 28 páginas, con portada a todo color. 1907 y 1937 también fueron años en los que la editorial se fue aggiornando a los tiempos por venir.
 

En 1967, las noticias, como hoy las conocemos, coparon la tapa y el resto de la edición en detrimento de la publicidad y la propaganda comunes a los periodícos de entonces. Durante 111 años el diario se hizo "en caliente", es decir, con el empleo de linotipos que moldeaban en plomo y antimonio fundidos cada letra y cada línea de texto.

El viejo taller del Diario La Capital fue renovado en 1978 cuando el diario incorporó el proceso de fotocomposición, llamado én composición "en frío".

A mediados de 1998 la planta de Santiago y Rivadavia, construcción iniciada un año antes, albergó la realidad de un sueño moderno: la poderosa rotativa Goss Urbanite, una máquina de impresión de trece cuerpos, 165 toneladas de peso y casi 36 metros de largo. Además de la rotativa, Diario La Capital incorporó al patrimonio de la ciudad dos apiladores contadores digitalizados programables de diarios, cuatro máquinas atadoras automáticas, perforadoras, dobladoras, insoladoras y otros equipos de última generación. Con ellos, el 6 de julio de 1998 La Capital puso a disposición de los habitantes de Rosario y su zona de influencia una edición renovada, moderna y en colores, destinada a satisfacer las necesidades informativas y publicitarias de un público objetivo calculado en más de dos millones de personas de cinco provincias argentinas.