Edición Impresa
Sábado 29 de Octubre de 2011

Ingeniería en tecnología de los alimentos, una carrera que crece

La ofrece la Ucel desde hace 18 años. Aseguran que tiene "rápida inserción laboral" y que promueve también la investigación

Alfajores de verdura, obleas dulces a base de zanahoria o fideos de almendra son algunos de los alimentos innovadores que diseñan y elaboran estudiantes de la carrera de ingeniería en tecnología de los alimentos. Un estudio de plena inserción laboral que se dicta en la Facultad de Química de la Universidad del Centro Educativo Latinoamericano (Ucel) de Rosario. Algo más: desde el año que viene los estudiantes sumarán a su formación académica la posibilidad de capacitarse e investigar en la planta piloto de procesamiento de aceites y biocombustibles, única en su tipo en el país, y recientemente inaugurada en San Jerónimo Sud.

En la Facultad de Química de la Ucel se dictan tres carreras de grado: la ingeniería en tecnología de los alimentos, la licenciatura en nutrición y la ingeniería en sistemas de información. Cada una ofrece además titulaciones intermedias (tecnicaturas y analista). Y si bien la "estrella" de esta facultad son los estudios de nutrición, la que promete una salida laboral inmediata es la ingeniería en alimentos. "Nuestros estudiantes empiezan a trabajar antes de estar recibidos", cuenta el decano de Química, Daniel Coria.

Acreditación. Esta ingeniería ya lleva 18 años de enseñanza y ha sido acreditada por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau). Pero además sumará desde el año académico próximo la planta piloto de aceites vegetales que se inauguró el jueves pasado en la ruta 9 (km 336), a poco de San Jerónimo Sud. "Nos va a permitir dar un salto de calidad muy importante porque está pensada para capacitar a nuestros alumnos y para hacer investigación aplicada, es decir practicar con equipos reales", subrayó Coria sobre la edificación que representa a "una planta aceitera en tamaño reducido", ya que contará con todos los sectores que hacen a la preparación del poroto de soja, la extracción del aceite del poroto de soja y en una segunda etapa a la refinación del aceite y la producción del biodiesel.

Tal como desatacó el decano, "la Ucel es la única Universidad del país que cuenta con una planta aceitera como esta"; y al respecto agregó que es para no es casualidad que se haya instalado en "el polo aceitero más importante del mundo". Hay que saber que esta iniciativa se desarrolla en convenio con la Asociación Argentina de Grasas y Aceites (Agasa), sobre un terreno cedido en comodato por 30 años por la empresa Bunge S.A, y cuyo desarrollo demanda una inversión de más de un millón de dólares.

Los estudiantes que cursan los tres últimos años de la ingeniería en alimentos serán los beneficiados directos de esta planta, que además de mejorar su preparación profesional en un ámbito ligado a la actividad laboral, les permitirá sumar experiencia. Además esta facultad ya cuenta con un laboratorio para las prácticas. Algo más que indispensable para esta ingeniería que prepara profesionales que sepan manejar el proceso de transformación de la materia prima en un producto terminado, como es el alimento.

 

Cursos de extensión. Química de la Ucel también ofrece cursos de extensión universitaria, vinculados con aquellos temas novedosos que a veces no alcanzan a ser tomados dentro del desarrollo curricular. Están por eso destinados a los propios alumnos y también a los graduados.

Dentro de las acciones que son propias a cualquier Universidad (docencia, extensión e investigación) la Ucel desarrolla desde hace tres años un "Concurso estudiantil de alimentos innovadores" (ver aparte). Se realiza con la participación de Universidades de todo el país, y también de naciones vecinas. El decano Coria lo definió como un espacio que es un desafío para los estudiantes y de compromiso para la Universidad que pretende impulsar la investigación desde muy temprano. Además de indicar que también se trata de promover el intercambio de conocimientos entre los jóvenes y las distintas universidades que participan.

Calidad de vida. "El concurso es una invitación también a dar soluciones sobre problemas que hoy tiene la sociedad. Por ejemplo se ha trabajado con alimentos para celíacos, o atender el alto consumo de grasas que se registran hoy ofreciendo alternativas de alimentos que sean originales, ricos y sobre todo que cumplan con una función nutricional. En fin se busca mejorar la calidad de vida", señaló el decano.

Para más información de las carreras que ofrece la Facultad de Química la Ucel consultar en Corrientes 1641, teléfono 4499292, o bien en www.ucel.edu.ar

Comentarios