Policiales
Viernes 14 de Octubre de 2016

Infructuosa búsqueda de Alexis Caminos en los pasillos del barrio Fonavi Municipal

La policía quiere dar con él a pedido de la Justicia por un homicidio que cometió cuando era menor. Sólo apresaron a un hombre armado

Agentes antinarcóticos de la ex Drogas Peligrosas de la policía santafesina ingresaron ayer a la mañana a los monoblocks del barrio Municipal de Alice y Lamadrid con dos objetivos claros: marcar presencia después de los últimos hechos de violencia que se registraron allí y capturar a Alexis Caminos, sobre quien pesa un pedido de captura por homicidio (ver aparte). "Era una de las remotas posibilidades que pudiéramos dar con Caminos. No tuvimos suerte", explicó ayer Alejandro Druetta, jefe de Inteligencia zona sur de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones (DGPCA). El saldo del operativo fue la detención de un hombre de 54 años al que apodan "Petro", el secuestro de una pistola de guerra calibre 7.65 y un handy conectado a la frecuencia policial.

Diez días después de que una marcha de familiares Antonio "Cachi" Ruíz Díaz fuera dispersada a balazos cuando pedían justicia por el crimen del muchacho en avenida Grandoli y Esteban de Luca, y a menos de una semana del crimen de Ayelén Tamara "Angie" Bustos, perpetrado el viernes a la noche en Sánchez de Thompson 31 bis, los monoblocks al este de Grandoli se poblaron de policías. El foco era el barrio Municipal conocido como "Pimpilandia", ya que ahí residió y mandó Roberto "Pimpi" Caminos, el líder de la barra brava de Newell's Old Boys asesinado en marzo de 2010. Hoy son sus descendientes los que imponen conductas en la popular barriada, principalmente su hijo Alexis. En ese marco la policía allanó el departamento que ocupara Pimpi en vida y otro de Grandoli y Esteban de Luca donde detuvov a Petro y secuestró el arma de guerra.

Agria disputa. Según fuentes policiales, judiciales y vecinales, el territorio allanado está inmerso en una disputa territorial entre dos grupos. Por un lado René U., quien está condenado por el homicidio de Pimpi. Junto a él está al apodado "Teletubi", sindicado como mandamás de los tiratiros de los monoblocks de Grandoli y Sánchez de Thompson; y completa el trío "Lamparita", un referente de la familia Funes, enfrentada a los herederos de Pimpi. Estos tres muchachos son archienemigos de Alexis, líder de una banda que hoy pisa fuerte en el barrio Municipal.

A partir de un acuerdo para volver a tener presencia en el paravalanchas leproso que alguna vez condujo su padre, Alexis trazó una alianza con un tal "Tuby", un joven de 28 años detenido el viernes en la guardia del Hospital de Emergencias tras caer herido y dar una identidad falsa. Tuby fue apresado por pedido de la jueza de Ejecución Penal y deberá responder como sospechoso de los asesinatos de los barras bravas de Newell's Old Boys, Maximiliano "Cabezón" La Rocca, ocurrido el 28 de junio cuando salía de una farmacia de Pellegrini al 5300; y Matías "Cuatrerito" Franchetti, perpetrado el 7 de junio en la puerta del estadio del parque.

Silencio de barrio. Con ese escenario, los agentes antinarcóticos desembarcaron en el barrio. Se concentraron en el departamento en el que supo vivir Pimpi y que posteriormente fue vendido, aunque hace poco tiempo terminó usurpado. Y en otro departamento contiguo en el primer piso del monoblock de Lamadrid 98 bis. Ambos fueron negativos. El tercer allanamiento se produjo en un domicilio de Grandoli y Esteban de Luca donde fue apresado Antonio "Petro" S., de 54 años. Se le secuestró una pistola calibre 7.65 (similar a la 9 milímetros pero con el cañón un poco más fino). Y en los patios donde suelen estar los muchachos de Alexis se halló abandonado un handy con frecuencia policial.

"No es mucho lo que podemos exigir a los vecinos. Sabemos que acá hay complicidad y temor. No podemos pretender que el vecino de bien denuncie y sea sólo él quien lleve la carga, porque después se tiene que quedar a vivir acá. Lo que podemos hacer es que nos vean y sientan que estamos a su disposición", explicó el comisario Druetta.

Por su parte Marcos Cella, abogado de Alexis Camino, no se quedó callado ante la búsqueda de su cliente: "Todo esto es humo. Jorge Lanata sacó una nota en la que afirmó que Roberto Pimpi Caminos estaba vivo y salieron a dar una respuesta. Alexis hace meses que no está en el barrio. Tiene a su pareja con una cruel enfermedad y debe lidiar con informes periodísticos falaces. Además, cada cosa mala que pasa en el barrio Municipal se la achacan a él. Atacan a Alexis porque es un personaje fácil. Todo ésto es por portación de apellido. Todo ésto es un coletazo del pésimo informe periodístico de Lanata", explicó el profesional.

Comentarios