Policiales
Jueves 20 de Octubre de 2016

Informes a la UIF que no fueron realizados

Como medida antilavado de dinero, la ley obliga a los escribanos a informar a la Unidad de Investigción Fiscal (UIF) cuando el valor declarado del bien es ostensiblemente menor que el valor de mercado. El campo apropiado a Ana Josefina Luppi (124 hectáreas en Villa Amelia) se vendió en 3 millones de pesos, 3.200.000 pesos y 3.500.000 pesos correlativamente, cuando su valor de mercado en una tasación conservadora es, según el fiscal, no inferior a 18 millones de pesos. Según el fiscal Sebastián Narvaja ni Torres, ni Aliau, ni Kurtzemann (que actuaron en la cadena de ventas de este campo expropiado) emitieron la alerta a la UIF. Otro indicador de sospecha es cuando un mismo inmueble se vende muy rápidamente. En este caso González de Gaetano compra ese campo, lo vende a Marcelo Jaef y Pablo Abdala y éstos lo transfieren a Jorge Oneto en un lapso de 14 meses. Cuando un inmueble se vende dos veces en dos años la UIF debe saberlo. Y no lo supo.

Otro indicador es cuando la operación resulta antieconómica. Con la utilidad que obtenían al traspasar los vendedores no cubrían los costos de la escritura. Ninguno de los escribanos informó eso.

Comentarios