Información Gral
Martes 03 de Enero de 2017

Valentina

El texto tiene aciertos, el autor sabe qué hacer con los actores y sus posiciones dramáticas, pero no es un drama.

Arrancó el espectáculo teatral que amenaza convertirse en el éxito del verano en MDQ. Casa Valentina. Diego Ramos, Gustavo Garzón, Fabián Vena, Nicolás Riera, Boy Olmi, Roly Serrano y Pepe Novoa se visten de mujeres en la obra dirigida por José María Muscari. Cristina Alberó y Paula Morales completan el elenco.

El autor, Harvey Feirstein, es un reconocido hombre de teatro en su país, yankilandia, dramaturgo, actor de teatro y cine, militante por los derechos homosexuales de quien se conoce "Algo en común" (2008, dirección Santiago Doria) y la adaptación de "La cage aux folles" (Jaula de las locas) en su versión musical de 1986.

Feirstein se hizo conocido en el cine por "Torch Song Trilogy" (1988, estrenada aquí como "Amor, extraño amor"), por "Papá por siempre", junto a Robin Williams, por "Disparos sobre Broadway", de Woody Allen y como el científico que se esconde ante la hecatombe alienígena de "Día de la Independencia" (1996)

La obra, que cuenta la historia de varoncitos con una vida como tales (mujer, hijos, trabajos y actitudes masculinas) que se refugian en una casa de fin de semana para vestirse con ropas femeninas y, además, sentirse mujeres, no es un alegato por cuestiones de género, ni siquiera, un panfleto para defender una cuestión que, en Argentina, 2016/17, parece superada. Parece. Es una obra para lucimiento de actores y encontrar una sonrisa en un tema que, cuando se escribió, era ríspido. Yankilandia profunda es dura con estos temas sociales aún hoy, según se vió en las últimas elecciones,

El texto tiene aciertos, el autor sabe qué hacer con los actores y sus posiciones dramáticas pero esto no es un drama, sino una diversión. A diferencia de los textos originados en Muscari, siempre tan rudimentarios y chatos, en este hay un desarrollo que los traductores (Masllorens/González del Pino) supieron adecuar.

Es en este punto, en los actores, donde se debe encontrar el éxito. Al menos esto: los actores defienden un texto garantizado previamente y lo defienden bien. Casa Valentina llega precedida de un rotundo éxito en Buenos Aires y cuando recorra el país también recibirá aplausos.

Cristina Alberó, aquella "damita joven" de Darío Víttori es una actriz que asume un papel que parece fácil, pero no lo es. Todos los roles parecen fáciles porque la obra es esquemática y rigurosa: Eso da lugar a una galería de personajes con características puntuales "la gorda" (Serrano) "la vieja" (Novoa) "la lenguaraz" (Ramos) "la novata" (Riera) la de conducta dudosa (Olmi) y hasta una homofóbica (Vena) . Las obras destinadas a desarrollarse como juguetes cómicos necesitan que las cosas sean claras, para poder reírse hasta de los defectos. Eso sucede.

Vestidas con muchos colores y disfrutando de los textos los actores son el eje de esta obra. Los espectadores van "a mirar" a los varones de televisión vestidos de señoras y desnudando secretos de vestuario.

Muscari debe ser el que eligió los temas musicales sobre los que juegan otro guiño, otro lenguaje, otra posibilidad que afortunadamente es menor, complementaria y nada mas. No suma mucho. Pero la sinceridad obliga. El público es joven, mediano y maduro. Los jóvenes hacen palmas con esos ritmos fortísimos y el juego de luces que los complementa. Apuntan pasos de baile y la diversión que debería reunirlos y que el problema que se desarrolla (de eso trata Casa Valentina) deja en segundo plano.

Pregunta de visitantes ¿ A que vinimos a Mar del Plata? A divertirnos. Casa Valentina es eso: la mejor diversión para una noche de teatro. En el Atlas el total de butacas (mas de mil) es un desafío para cualquiera. A 400 pesos la entrada. Hum.Para el compañero Javier Faroni, que asume el riesgo pagándole a las paredes de Carlos Rottemberg lo que valen, es doble. La producción teatral y el alquiler del teatro.

Una obra de teatro es mas potente que un discurso político o un ensayo. Es un disparo a otro sitio. Junto al mar y sin almidón lo suyo es conocido y útil, muy útil.

Comentarios