Información Gral
Miércoles 27 de Septiembre de 2017

Unos 75.000 evacuados en Bali ante la inminente erupción del volcán Agung

En el archipiélago indonesio hay 200 mil turistas, pero las autoridades dicen que no corren peligro. El magma asciende y hay terremotos

La alerta de erupción del volcán Agung en la isla indonesia de Bali entró en "una fase crítica" debido a su creciente actividad sísmica y el número de evacuados ya supera los 75.000.

La Agencia Nacional de Gestión de Desastres hizo conocer ayer un comunicado en el que su director de información, Sutopo Purwo Nugroh, dijo que: "El monte Agung entra ahora en una fase crítica. Aunque se determinó el nivel de alerta 4 (el máximo) desde el viernes pasado, no hay garantía de que el volcán entre en erupción".

"La actividad volcánica continúa aumentando. El movimiento del magma hacia la superficie también aumenta", agregó Nugroho.

Por su parte, el puesto de observación del monte Agung registró ayer 547 terremotos volcánicos superficiales, una cifra que se cuadruplicó desde el viernes cuando ocurrieron 119 movimientos, lo que, junto a otros parámetros, corrobora la hipótesis de que el magma asciende.

Además, la BPBD estima que cerca de 80.000 residentes vivían dentro de la ya prácticamente vacía zona de seguridad establecida en un radio de hasta 12 kilómetros alrededor del cráter en el distrito Karangasem, en el este de la isla y a unos 45 kilómetros de la capital provincial, Denpasar.

Los evacuados fueron distribuidos en más de 350 refugios y las autoridades intentan desalojar parte del ganado que es la subsistencia de la población de la zona, que se dedica en su mayoría a la agricultura y la ganadería.

El volcán Agung, de 3.000 metros de altura, está situado a 75 kilómetros de los principales destinos turísticos de Kuta y Seminyak. Desde agosto, ruge por primera vez en más de medio siglo. Las autoridades de Indonesia han enviado camiones con ayuda de emergencia, alimentos y máscaras hacia Bali.

Mientras tanto, personal de la Cruz Roja Indonesia colocó carteles de advertencia en la entrada del perímetro y ofrecían asistencia médica a las personas acogidas en templos, escuelas y edificios gubernamentales que sirven de refugios improvisados.

Las autoridades locales afirmaron que no hay peligro para los 200.000 turistas extranjeros que, según datos oficiales, tienen a Bali como principal destino turístico de Indonesia y el aeropuerto internacional de Bali Ngurah Rai, continúa operando con normalidad, aunque los expertos y embajadas advierten de posibles cancelaciones en vuelos si el volcán entra en erupción.

También, el BNBP advirtió que los temblores actuales son similares a los que precedieron a la erupción del Monte Agung en 1963, que duró casi un año y causó mas de 1.100 muertos.

El archipiélago indonesio se asienta dentro del denominado "Anillo de Fuego" del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida por miles de temblores al año, la mayoría de escasa magnitud.

Comentarios