Información Gral
Sábado 12 de Agosto de 2017

Una niña de 10 años fue violada en Mendoza y quedó embarazada

Detuvieron a un tío de la menor, acusado de abuso agravado. La nena no era consciente de su estado y arribó descompuesta al hospital

Una niña de 10 años se encuentra internada en un hospital de la ciudad de Mendoza tras detectarse allí, donde acudió por un fuerte dolor estomacal, que cursaba un embarazo de 32 semanas, tras lo cual fue detenido un tío de la menor, a quien se lo acusa de abuso sexual agravado por el vínculo.

El embarazo de la pequeña fue constatado ayer por los médicos del Hospital pediátrico Humberto Notti, luego de que la menor adujera dolores estomacales y fuera trasladada al centro médico.

Consultado el abogado Diego Lavado, referente en el área de Derechos Humanos, explicó que el fallo de la Corte Suprema de 2012 "instó a las provincias a aplicar un protocolo, por el cual el embarazo de una niña menor a los 13 años, es producto de una violación, por lo que si está el consentimiento del progenitor, el médico debería proceder a la interrupción".

Pero los médicos aseguraron que en este caso estaría descartada la posibilidad de un aborto "por el avanzado estado del embarazo, que es de casi ocho meses".

El procurador general provincial, Alejandro Gullé, sostuvo ante los medios que se trata de "una situación muy delicada, muy grave, porque la niña en ningún momento tomó consciencia de estar embarazada".

Gullé informó que un hombre de 23 años, que es tío de la menor, fue detenido acusado por el delito "de abuso sexual agravado por el vínculo y por la convivencia" y aseguró que su situación procesal se definirá tras la realización de un ADN.

Si el examen demuestra que el hombre es responsable del delito, se le aplicaría la prisión preventiva, sostuvo el funcionario judicial.

"Ante los ojos de cualquier persona, una nena de 10 años en esta situación es un hecho traumático, problemático y hay que hacerle un abordaje psicológico", agregó.

El funcionario judicial sostuvo que los profesionales del Hospital Notti están trabajando en "la contención de la niña", mientras que "está asegurado el tratamiento médico de la niña y de su hijo en gestación".

Gulle destacó además que el tío de la menor esta acusado de "abuso sexual agravado por la convivencia", y destacó que "con los elementos que contamos hasta ahora, es suficiente para mantener su detención".

El acusado "es una persona que viajaba mucho a Bolivia, pero cuando venía a Mendoza convivía con ellos en la misma casa. La menor tiene dos hermanitos, uno menor y otro mayor que ella. Además vive también otro tío paterno, que por ahora no tiene ningún tipo de sospechas".

"Los padres desconocían que ella estaba embarazada y la niña naturalmente ha manifestado lo mismo, y también mencionó a ese tío. Hasta ahora sabemos de un abuso, pero seguramente en unos días, mediante Cámara Gesell le podremos recibir declaración con todas las garantías y los cuidados del caso, cosa que ahora no podemos hacer por su estado", dijo el funcionario judicial.

"Tenemos pruebas por producir —agregó—, sobre todo las de ADN que nos confirmaría si el detenido es el autor del abuso".

"Imagino que la niña será trasladado a una maternidad, porque el Notti no tiene estructura para atender partos", estimó Gullé, en tanto adelantó que "los padres son de Bolivia y viven en una condición de vulnerabilidad, en el Barrio La Favorita", una zona de la capital provincial con viviendas de bajos recursos.

El procurador destacó que "la niña es un poco robusta, con lo cual podría pensarse sobre la veracidad de los versión de los padres. Viven una condición de vulnerabilidad importante, con lo cual a veces el diálogo y la educación, a pesar que la niña esta escolarizada, se hace difícil".

Fiscal

La fiscal Cecilia Bignert, por su parte, dijo que falta un elemento fundamental que es la declaración de la pequeña en Cámara Gesell para determinar si hay más personas involucradas.

"Los elementos de sospecha que me habilitan a hacer la imputación existen porque la fecha de concepción coincidiría con la del día el imputado llegó a la casa de la familia", dijo la fiscal a Radio Nihuil.

"Falta un elemento fundamental que es la declaración en sede judicial de la menor, que nos va a especificar mas los hechos", sostuvo Bignert y agregó: "En principio los padres no sabían, pero nos falta la declaración de la nena y eso va a echar más luz y ver si había más personas involucradas".

Respecto al cotejo de ADN para determinar si es el padre del bebé, la fiscal explicó: "Hay que evaluarlo con personal médico, pero para la realización de ADN hay riesgo de vida para el bebé y la madre porque hay que hacer una punción. Se evaluará en el caso concreto si es necesario, pero hasta el momento no lo es y por lo avanzado del embarazo podemos esperar el nacimiento del bebé y ahí es más sencillo efectuar el cotejo".

Protocolos

Aunque la Justicia entienda que el embarazo se produjo por una violación, la víctima debe sortear más de una condición para la aplicación del protocolo para la interrupción de la gestación.

El Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo especifica los métodos seguros y recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta las 12 a 14 semanas, hasta las 22 semanas, hasta el primer trimestre y el segundo.

Plantear la posibilidad de realizar esta intervención es posible, pero difícil de instrumentar cuando el grado de desarrollo del bebé es avanzado.

Otro caso en la misma provincia con una nena de 13

Otra nena mendocina de 13 años, de la localidad de Cordón del Plata, en el Valle de Uco, también está cursando un embarazo producto de abusos sexuales de su padrastro. Luego de sufrir una descompensación, la adolescente fue trasladada primero al Hospital General Las Heras, donde los médicos determinaron que el feto tiene seis meses de gestación. Más tarde la niña fue derivada al Hospital Scaravelli, ubicado en Tunuyán, debido a la complejidad de su cuadro de salud.

   Durante la internación, la menor le admitió a su madre que había sido abusada en reiteradas ocasiones por su padrastro. Este dato fue aportado por la Justicia y se logró la detención del hombre, imputado por abuso sexual agravado. Ayer fue trasladado a la penitenciaría provincial.

   Especialistas sostienen que solo en Mendoza se radican 1.000 denuncias anuales por vejaciones a menores. De acuerdo a las estadísticas, el 72 por ciento son niñas y, por lo general, el agresor es una persona allegada. Según los expertos, las violaciones que terminan en embarazo son más comunes de lo que la sociedad piensa, pero no todos los casos salen a la luz por protección a las damnificadas.

   Los embarazos en niños y adolescentes son considerados de alto riesgo. Tanto física como psicológicamente la mujer no está preparada para tener un bebé y asumir la responsabilidad de la maternidad. "Recién después del cuarto año de la menarca tiene desarrollado los aspectos físico, hormonal y óseo", explicó la tocoginecóloga, Estela Iris Gómez.

   Incluso, la conmoción ante un embarazo no deseado puede ser generar que el mismo cuerpo lo rechace. "Así como cuando una embazada es feliz con su estadio, en los casos de abusos, puede haber una negación tal que el mismo cuerpo no lo manifieste. Es increíble, pero sucede", señaló Laura Chazarreta, una militante feminista.

Comentarios