Información Gral
Miércoles 04 de Enero de 2017

Una mujer y su hija, de veraneo en Mar del Plata, baleadas en un ajuste

La turista denunció que fueron atacadas en la calle, pero luego aceptó que el atentado ocurrió en la casa que alquilan, en la zona de Parque Camet

Una mujer que junto a su hija de nueve años sufrió heridas leves al ser baleadas ayer a la mañana en la ciudad bonaerense de Mar del Plata denunció que el ataque se produjo en la costanera de la zona norte, pero luego admitió haber tergiversado los hechos, por lo se investiga si fue un caso de ajuste de cuentas contra su pareja, un ex policía prófugo de la Justicia.

Fuentes policiales informaron que la mujer, identificada como Alicia Mambreani, de 38 años, cambió su declaración después de que se le advirtió que sería acusada de falso testimonio, ya que se constató mediante las cámaras de seguridad que ella y su hija no estaban en el lugar que dijeron estar al momento que se produjeron los hechos.

Las mismas fuentes precisaron que Mambreani reconoció que el ataque se produjo en el interior de una vivienda, y no en la calle, y que supuestamente fue un ajuste de cuentas dirigido a su pareja, el ex policía Ricardo Becerra, quien se fugó del penal de la ciudad rionegrina de Viedma y permanece prófugo de la Justicia.

"La primera versión que dio era inverosímil, luego se desdice y da otra versión: que alquiló un departamento el 30 (de diciembre), por ocho días, y que estaba con su criatura cuando ingresaron a su domicilio tres individuos y dispararon", dijo el comisario mayor Salvador Palmiero.

"Nos mintió dos veces, no sabemos si volvió a mentir. Estamos investigando. Ella dice que fueron tres personas las que entraron a su domicilio y las balearon", sostuvo el jefe policial, en declaraciones periodísticas.

La primera versión que dio la mujer fue que iba caminando con su hija de nueve años por la avenida Camet, justo en el cruce con Beltrán, en la costanera de Mar del Plata, cuando personas que iban en un automóvil les dispararon y huyeron del lugar a alta velocidad.

"La niña tenía un orificio de entrada y de salida en una de sus piernas y está fuera de peligro, en una sala común. En tanto que la madre tenía dos impactos, en rodilla y tobillo, y fue derivada al Hospital Interzonal", precisaron fuentes médicas.

En tanto, el fiscal Fernando Castro dijo que "no está clara la causa del hecho", antes de conocer el informe de los policías enviados al lugar del ataque y el resultado de las cámaras de seguridad de la zona.

Un giro inesperado

La investigación del atentado dio un giro inesperado a raíz de la declaración de una amiga de la víctima, que confirmó que cerca de las 6.30 llegó a su domicilio en Los Talas al 3200 Mambreani con su hija de nueve años, con heridas de bala, por lo que decidió llevarlas a un hospital para que fueran asistidas.

Sin embargo, según dijo el fiscal Fernando Castro a un canal de cable, "la mujer no recuerda el auto ni el color", sino que sólo vio pasar un vehículo y sintió los impactos.╠ La declaración de la amiga de la víctima, sumada a las imágenes de las cámaras de seguridad que no registraron a la mujer y su hija en la zona costera, terminaron de confirmar que la denuncia original era falsa.

En una segunda declaración ante el fiscal Castro, Mambreani admitió que el ataque se produjo en una vivienda que alquiló el 30 de diciembre, para pasar las fiestas, ubicada en calle Daprotis al 4100.

En esa ocasión, atribuyó la agresión a problemas de su pareja, identificado como Ricardo Iván "Chanchi" Becerra, un ex policía que se escapó del penal de Viedma a principios de octubre de este año.

Fuentes policiales dijeron que la investigación también se orienta a otro hombre, Luciano Ezequiel Giménez Pazos, quien fue detenido días atrás en la ciudad balnearia bonaerense de Miramar y que al parecer se escapó del penal de Viedma junto con Becerra.

Becerra estaba acusado de incendiar dependencias judiciales en Río Negro en 2015, y contaba con un frondoso prontuario.

Comentarios