Información Gral
Jueves 04 de Agosto de 2011

Una mamá implora la muerte digna para su hijita en estado vegetativo

La madre de una niña de 2 años reclamó a legisladores nacionales la sanción de una ley que autorice el retiro del soporte vital y permita una muerte digna a su hija, quien permanece en estado vegetativo desde...

La madre de una niña de 2 años reclamó a legisladores nacionales la sanción de una ley que autorice el retiro del soporte vital y permita una muerte digna a su hija, quien permanece en estado vegetativo desde su nacimiento, internada en un centro de salud porteño.

Selva Herbón pidió la sanción de la ley en un encuentro que mantuvo con el senador nacional por la ciudad de Buenos Aires Samuel Cabanchik (Coalición Cívica), autor de una iniciativa sobre muerte digna.

La mujer dijo que sobre el tema consultó al comité de bioética del Instituto Nacional Central Unico Coordinador de Ablación e Implante (Incucai), del Centro Gallego de Buenos Aires y de la Fundación Favaloro. "Todos afirman y confirman que el estado de la niña es irreversible", afirmó la mujer, y manifestó que también denunció ante el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación que a su hija "no se le permite una muerte digna".

Herbón, de 37 años, busca el retiro del soporte vital que permite respirar y alimentarse a su hija de 2 años, quien permanece en estado vegetativo internada desde 2010 en el Centro Gallego de Buenos Aires.

Desde que nació."Camila está en estado vegetativo desde que nació. No llora, no parpadea, no traga, no se mueve", dijo la mujer, y sostuvo que evalúa la posibilidad de presentar un recurso de amparo para que la justicia autorice la muerte de su hija.

Herbón afirmó que la niña "nació en abril de 2009 en la clínica Monte Grande. Nació muerta, se la reanimó durante 20 minutos y se la conectó a un respirador artificial".

"Tuvo una encefalopatía crónica no evolutiva a raíz de falta de oxígeno en el momento del parto por procedencia de cordón umbilical", expresó. Y agregó: "estamos en juicio por mala praxis contra la clínica".

La mujer sostuvo que "desde que nació está con respirador artificial. A los 4 meses se le hizo traqueotomía y botón gástrico para la alimentación. Y se la trasladó a la clínica de Rehabilitación Alcla, donde estuvo hasta marzo de 2010".

"Allí se la estimuló para ver si adquiría alguna de las funciones que perdió por la falta de oxígeno en el parto, pero no hubo ningún resultado positivo", dijo la madre de la niña.

Herbón, quien está casada con el padre de la niña y tiene otra hija de 8 años, manifestó que "desde 2010 está en el Centro Gallego de Buenos Aires en estado vegetativo permanente. No llora, no traga, no parpadea, no se mueve. Voy todos los sábados a llevarle pañales y ropa".

La mujer dijo que el 2 de mayo denunció ante el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación que a su hija "no se le permite una muerte digna". "El especialista en bioética del ministerio, Juan Carlos Tealdi, hizo un informe detallado sobre el caso y dijo que no existe en Argentina una legislación particular para la limitación del esfuerzo terapuéutico en casos de estado vegetativo permanente", afirmó la madre de la niña.

Decisión compartida.Herbón expresó que Tealdi sostuvo en el informe que "la limitación del esfuerzo terapéutico por el retiro de la asistencia mecánica respiratoria a Camila Sánchez, según decisión compartida entre sus padres y los profesionales de la salud que la tratan, es ética, legal y socialmente justificable".

La mujer dijo que como parte de las acciones que lleva adelante en la búsqueda de una muerte digna para su hija, el 1º de agosto pidió una audiencia al secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, y expresó: "Me derivó al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación". "También le mandé una carta al ministro de Salud (Juan) Manzur y me derivó al Ministerio de Salud de la ciudad de Buenos Aires", afirmó Herbón. l (DyN)

Sólo Río Negro y Neuquén legislan la eutanasia

La legislación sobre la muerte digna en nuestro país es escasa. Argentina cuenta sólo con dos normas a nivel provincial, ya que a nivel nacional los proyectos ni siquiera son tratados en las comisiones, según publica el Diario Judicial, en su edición digital.
  Mientras hay países que poseen legislación al respecto, en la Argentina esta sólo dos provincias cuentan con normativa: Río Negro y Neuquén poseen una ley provincial que regulan la eutanasia.
  Los proyectos que hay en el parlamento siguen sin ver la luz ni siquiera para el debate en las comisiones.
  Los proyectos que hablan sobre el tema en el parlamento son cuatro. En primer lugar están los que intentan reglamentar la muerte digna. Por ejemplo el proyecto ingresado por la senadora nacional por Formosa Adriana Bortolozzi.
  El proyecto consigna que “toda persona mayor de edad y consciente de que se encuentre en estado terminal, entendiéndose por éste un pronóstico de sobrevida de un mes, o padezca de una enfermedad grave, discapacitante e incurable, o haya sufrido un accidente que la coloque en esa situación, podrá oponerse a la aplicación de tratamientos extraordinarios, debiéndose proporcionar analgesia”.
  También existe un proyecto de la senadora por Chubut, Silvia Giusti, que al igual que Bortolozzi, busca una reglamentación a favor de la eutanasia. Aunque lo característico de la propuesta de Giusti es que el derecho se ejerce por medio del “testamento vital anticipado”. De esa forma se evita que el tratamiento médico sea intrusivo o desproporcionado.
  En la Cámara de Diputados existe un proyecto del diputado Luis Galvalisi que también le reconoce al paciente con una enfermedad terminal el derecho a expresar, por medio de una declaración unilateral de voluntad, su negativa a que le apliquen determinados tratamientos médicos.
  En disidencia con las anteriores, hay una senadora que representa la otra posición dentro del debate. La senadora por la provincia de San Luis, Liliana Negre de Alonso, presentó una iniciativa de repudio contra la reglamentación de la norma que legalizó la eutanasia en Río Negro en 2008. La ley rionegrina establece que “toda persona que padezca una enfermedad irreversible en estado terminal tiene derecho a manifestar su rechazo a los procedimientos quirúrgicos, de hidratación, de alimentación y de reanimación artificial cuando éstos sean desproporcionados a las perspectivas de mejoría y produzcan dolor y sufrimiento” dice la ley provincial.
  De igual manera, en Neuquén en 2008 se aprobó una ley provincial a favor de la muerte digna, que en el articulo 4 de la ley dice que “considerando que al respeto por la vida corresponde el respeto por la muerte, los pacientes tienen derecho a decidir en forma previa, libre y fehaciente, la voluntad de no prolongar artificialmente su vida a través de medios extraordinarios y/o desproporcionados”.
  Las concepción occidental de la muerte como una situación trágica desde todo punto de vista sesga mucho los pensamientos que permitirían una adecuación legal a situaciones en las que podría permitirse una muerte digna.

Comentarios