Información Gral
Sábado 27 de Mayo de 2017

Un sindicalista de Atucha denunció que fue envenenado con altos niveles de radiación

El empleado indicó que "el atentado se concretó el 9 de mayo mediante la introducción de componentes radiactivos en la botella" de agua que utilizaba para beber en su oficina.

Un dirigente sindical que trabaja en la central nuclear de Atucha denunció que fue envenenado con niveles de radiación superiores a los que admiten los protocolos de seguridad para cinco años de exposición, en un caso sin precedentes que investiga el juez federal de Campana, Adrián González Charvay.

    "La empresa me comunicó que recibí 132 milisieverts (unidad que mide dosis radiactivas)", dijo el denunciante secretario adjunto del Sindicato de Luz y Fuerza de Zárate, Damián Straschenco, en alusión a Nucleoeléctrica Argentina Sociedad Anónima (Nasa), la compañía que gestiona las tres centrales nucleares del país.

    Según las regulaciones, un trabajador de Atucha "no puede superar los 20 milisieverts en todo un año y los 100 milisieverts en un quinquenio" sin poner en grave riesgo su salud, precisó el sindicato de lucifuercista, adherido a la CTA Autónoma.

    Por su parte, la empresa informó que "la contaminación fue producto de un acto deliberado y malintencionado".

    Straschenco señaló que "el atentado se concretó el 9 de mayo mediante la introducción de componentes radiactivos en la botella" de agua que utilizaba para beber en su oficina. El mismo día, cuando se disponía a salir de la planta, los portales de seguridad dieron la alarma y dos días después se estableció que la botella había sido contaminada con radiactividad mediante la introducción de agua pesada "que sólo se encuentra dentro del reactor", puntualizó.

Comentarios