Información Gral
Lunes 31 de Julio de 2017

Un iraquí mató a un guardia y fue abatido en una disco alemana

Un kurdo iraquí armado con un fusil de asalto M16 mató ayer a la madrugada en la entrada de una discoteca en Alemania a un guardia de seguridad e hirió a cuatro personas antes de ser ultimado, según la policía, que descarta un móvil "terrorista".

Un kurdo iraquí armado con un fusil de asalto M16 mató ayer a la madrugada en la entrada de una discoteca en Alemania a un guardia de seguridad e hirió a cuatro personas antes de ser ultimado, según la policía, que descarta un móvil "terrorista".

"De momento nada indica que se trate de un acto de terrorismo islamista, todo indica que estamos ante una pelea personal, que degeneró", declaró el fiscal de Constanza, ciudad del sur de Alemania, Johannes-Georg Roth, en una conferencia de prensa.

El agresor, de 34 años de edad e instalado en la región alemana cercana a Suiza desde 1991 con el estatuto de refugiado político, era el yerno del dueño de la discoteca.

El hombre, que fue condenado en el pasado por violencia y tráfico de drogas, tuvo en un primer momento un altercado con un empleado del local bailable, tras lo cual salió o fue expulsado por el personal de seguridad.

Regresó después con un fusil de asalto M16, arma en servicio en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, y disparó inmediatamente contra el guardia de seguridad delante de la entrada de la discoteca, "un tiro en plena cara", matándolo, según el fiscal.

Luego vació un cargador en la entrada del local. El personal de seguridad había logrado cerrar la puerta de ingreso a la pista de baile donde había centenares de clientos.Tres personas resultaron heridas por las ráfagas del M16.

El agresor apuntó entonces hacia la policía que llegaba en gran número al estacionamiento del local, situado en una zona industrial de Constanza. Uno de los miembros de las fuerzas de seguridad recibió una bala en el casco de titanio reglamentario. Esta protección le salvó la vida, pero resultó sin embargo herido por la fuerza del impacto. En ese momento, la policía ultimó al agresor.

Las autoridades locales estiman que el balance "podría haber sido mucho peor" si las puertas de la discoteca hubiesen permanecido abiertas y si la policía no hubiese sido avisada rápidamente.

El agresor utilizó un cargador y medio, unas 45 municiones.

Tenía además "varios cargadores más", según el fiscal.

"La discoteca estaba repleta", indicó un cliente citado por la prensa alemana.

Entre los clientes había numerosos suizos. Constanza se encuentra en la frontera con la Confederación helvética. La agresión se produjo hacia las 04H30 de la madrugada local (02H30 GMT).

Comentarios