Información Gral
Lunes 26 de Diciembre de 2016

Un fuerte sismo sacudió a Chile, pero cancelaron un alerta de tsunami

El temblor de 7,6 grados tuvo epicentro a 39 kilómetros al suroeste del puerto de Quellón, en la isla Chiloé, a 1.300 kilómetros de Santiago

Un terremoto de 7,6 de magnitud golpeó ayer el sur de Chile, en los alrededores de la turística isla de Chiloé, sin dejar víctimas aunque sí algunos daños en rutas y casas, informó la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi).

El sismo se sintió a las 11H22 hora local (14H22 GMT) a 67 kilómetros al noroeste de la localidad de Melinka, en la isla de Chiloé, ubicada frente a las costas de la región de Los Lagos (1.021 kilómetros al sur de Santiago), según la Onemi en base a reportes del Centro Sismológico Nacional.

Inicialmente, las autoridades lanzaron un alerta de tsunami que generó la evacuación hasta sectores más altos de unas cuatro mil personas en la región de Los Lagos, de acuerdo a la policía.

Casi dos horas después del sismo, las autoridades bajaron el estado de alerta y lo ubicaron en uno de "precaución" en la zona, advirtiendo a la población de distanciarse unos 80 metros de las playas, por algunos cambios en las mareas.

En otras regiones cercanas, se levantó todo estado de precaución.

De acuerdo a la Onemi, a raíz del sismo "no hay pérdida de vidas humanas" según los primeros reportes.

En localidades como Ancud, transcurridas casi dos horas del sismo, "se vivía una completa normalidad", relató a Canal 13 el alcalde de la localidad Carlos Gómez.

En los primeros minutos tras el terremoto, se registraron cortes en el suministro eléctrico y el colapso de las líneas telefónicas.

Algunas casas sufrieron algunos daños tras la caída de artefactos y otros objetos, relató el alcalde Gómez.

En tanto, la carretera que conecta con el continente sufrió daños de consideración, que originaron cortes parciales en varias zonas de la ruta.

"Mucha fuerza y ánimo a los compatriotas afectados por el sism en Chiloé y otras zonas del sur! Protocolos de emergencia ya están operando", dijo la presidenta Michelle Bachelet en su cuenta de Twitter.

El terremoto causó pavor en la población, que inmediatamente subió a las redes sociales videos en los que se evidencia el fuerte movimiento de lámparas y muebles, además de la caída de productos de las góndolas de los supermercados.

El sismo sorprendió a la población en Navidad, un día en que todo el comercio se encuentra cerrado por tratarse de un feriado de carácter irrenunciable.

Pánico en la isla de Chiloé

Esperaban una Navidad tranquila, pero los habitantes de la isla de Chiloé, en el sur de Chile, debieron dejar los preparativos de las festividades y las visitas a la playa tras un terremoto de 7,6 que les obligó a salir corriendo.

No se produjeron muertos ni heridos y tan sólo hubo algunos daños materiales, pero las autoridades emitieron inicialmente un alerta de tsunami aunque lo cancelaron después.

La situación en la isla de Chiloé, conocida por el turismo y por su actividad pescadora, volvía poco a poco a la normalidad, según mostraban las televisiones nacionales, aunque se registraban grandes colas en las estaciones de servicio por muchas personas preocupadas por abastecerse de nafta.

"¡Mucha fuerza y ánimo a los compatriotas afectados por el sismo en Chiloé y otras zonas del sur! Protocolos de emergencia ya están operando", afirmó vía Twitter la presidenta del país, Michelle Bachelet.

Según los informes de testigos en canales de televisión se trató de un temblor muy largo e intenso.

La comunicación resulta difícil en muchas partes afectadas, donde falló la red telefónica en algunos momentos.

"Yo estaba lavando el auto y empezó, fue muy fuerte, tengo 48 años y nunca había sentido algo tan fuerte", explicó a la AP Luis Ramírez, taxista de la población de Ancud.

"Fue demasiado fuerte, por suerte en el sur las casas son de madera y no se derrumban, sufrimos como una especie de ola y volvió a quedarse quieta", explicó a la AP Edinson Capdevilla, fotógrafo, cuya casa se encuentra en Quellón. "Fue muy largo, duró más de un minuto, temimos que se cayera todo, pero al final sólo cayeron cuadros y otras cosas pequeñas", afirma Capdevilla, quien explica que lo primero que hizo fue ir a ver a sus hijos que estaban jugando a la consola de videojuegos y cuya primera reacción fue agarrar el aparato con fuerza para que no se rompiera.

Capdevilla afirmó además que la principal ruta de conexión está cortada, y que aunque se recupera poco a poco la calma en las zonas de la carretera mucha gente está aún en la calle..

Chile es uno de los países más sísmicos del mundo y su población sabe que si los terremotos son en el mar o en sus cercanías debe evacuar a zonas por arriba de los 30 metros. Ese conocimiento popular salvó la vida a miles de personas en el megaterremoto en Concepción en 2010, de 8,8 de magnitud, cuando murieron poco más de 500 personas.

En 2014 y 2015 hubo otros dos terremotos de 8,2 y 8,4 en el norte.

Miguel Sánchez

AFP-NA


Comentarios