Información Gral
Miércoles 04 de Noviembre de 2009

Un brasileño apareció en su propio velatorio: había pasado la noche en un bar

Sus familiares creyeron reconocerlo entre las víctimas de un accidente automovilístico. Pero el supuesto "fallecido" se presentó en la sala funeraria después de haber estado toda la noche bebiendo cachaça. Fue en el Estado de Paraná, el lunes, cuando en Brasil se celebraba el día de Finados, versión local del Día de los Muertos.

Río de Janeiro.- El dolor de una familia brasileña por la pérdida de uno de sus integrantes en un accidente automovilístico se convirtió de repente en una mezcla de estupor, incredulidad y hasta alegría. Como si se tratara de una broma del día de Finados (la versión local del Día de los Muertos), el fallecido sorprendió a todos en el funeral al presentarse en perfecto estado de salud luego de pasar una noche de copas en un bar cercano al lugar del accidente. En realidad, la familia estaba velando a otra persona.

Familiares y conocidos se encontraban el pasado lunes velando los restos de quien ellos mismos habían identificado como Ademir Jorge Gonçalves, un albañil de 59 años del Estado de Paraná, supuestamente víctima de un choque de autos ocurrido el domingo. Pero el propio Gonçalves con su presencia se encargó de desmentir su fallecimiento.

Gonçalves había pasado la noche bebiendo cachaça en un bar cercano al lugar del accidente, según relató su sobrina, Rosa Sampaio, al diario O Globo. Ya en la mañana del lunes, la presunta víctima se enteró por amigos que la familia lo estaba velando.

Un vocero policial del pueblo de Santo Antonio da Platina dijo que Gonçalves se apresuró a llegar al funeral para avisarle a su familia que no había muerto.
La confusión se debió a que el cadáver, muy desfigurado, llevaba ropa similar a la de Gonçalves, dijo un vocero policial. “La gente tiene temor de mirar por mucho tiempo cuando identifica cadáveres, y creo que eso fue lo que sucedió en este caso”, agregó.

Sampaio dijo que algunos familiares no estaban muy seguros de que los restos fueran de Gonçalves. “Mis dos tíos y yo teníamos dudas sobre la identificación”, dijo. “Pero una tía y cuatro de sus amigos identificaron el cadáver, por lo cual, ¿qué íbamos a hacer? Seguimos adelante con el funeral”, relató.

El vocero policial confirmó que efectivamente había dudas: “Su madre vio el cadáver en el féretro y pensaba que había algo raro. Lo miraba y lo miraba y no podía creer que se tratase de su hijo”, dijo Sampaio. “No había pasado mucho tiempo, cuando el difunto se apareció caminando en el funeral. Nos sentimos aliviados”.

Precisamente, el pasado lunes se celebró en Brasil el día de Finados, un feriado en el cual las familias recuerdan a sus muertos.

Los restos fueron identificados correctamente el lunes y ya fueron enterrados en otro Estado. El nombre de la víctima no fue revelado. (AP)

Comentarios