Información Gral
Miércoles 22 de Marzo de 2017

Un anticuario argentino niega venta a los kelpers

El argentino Gabriel Di Bernardo, que vive en Rosario, rechaza la acusación de habitantes de las islas sobre un documento histórico.

El anticuario argentino que según funcionarios kelpers intentó vender a los habitantes de las islas Malvinas una supuesta copia de un viejo documento que negaba el reclamo nacional de soberanía sobre el archipiélago salió ayer al cruce de las acusaciones y fustigó con dureza a los ocupantes del territorio insular argentino. Gabriel Di Bernardo desmintió haber tratado de comercializar ese presunto documento, a cambio de 2,5 millones de euros, como publicó el semanario isleño Penguin News, citando al legislador local Gavin Short, y consideró que esa historia está construida sobre la base de "datos inventados".

Di Bernardo, que vive en Rosario, y que además se desempeña como secretario en la Asociación Civil de Amigos de Falklands/Malvinas (Acamf), enfatizó que ese "relato perfectamente imaginado posibilita a los kelpers robustecer su absurda posición intransigente y justificar su permanencia" en las islas. Di Bernardo envió ayer un texto de descargo: "Los isleños no tienen historia. Di Bernardo vive en Rosario y enfatizó que "ese relato perfectamente imaginado posibilita a los kelpers robustecer su absurda posición intransigente y justificar su permanencia" en las islas. Di Bernardo envió ayer este texto:

"Los isleños no tienen historia."Un pueblo sin historia que contar, no es un verdadero pueblo.

El relato perfectamente imaginado, meticulosamente estudiado en sus detalles, con la paciencia debida y con personajes conocidos, ha puesto al descubierto una vez más los variados argumentos que los isleños de las Islas Malvinas han venido sosteniendo desde su ocupación en 1833, para justificar su permanencia.

"La existencia de un supuesto documento oficial, donde hacía caer el justo reclamo argentino, fue la excusa para que inesperadamente (así se esperaba que reaccionen) los isleños se interesen por esa historia que ahora podía jugar a su favor.

"Datos inventados, fechas y situaciones bastante bien presentadas para ser creíbles, con un intermediario conocido por ellos, bastaron para producir el desmedido interés que surgió en ámbitos kelperianos, llegando al punto de negociar una cifra descabellada para darle a la situación un tinte más importante, con características de inédito, e irrepetible, incluso simulado verdad entre los propios argentinos, que asombrados tuvieron su momento de perplejidad e indignación, atento a la explosiva repercusión.

"Es que de haber existido ese documento, la historia ahora sí tendría valor para ellos, y entonces, ¿qué hubiese quedado de la caprichosa «autodeterminación»?

"Una historia bastante ignorada por ellos, por ser un pasado no conveniente a la absurda posición intransigente y eterna.

"¿Con qué argumentos hubiesen abandonado ese falso derecho, que invocan de la legislación internacional por cierto inaplicable para las Malvinas, y pasarse luego a lo que ese supuesto documento histórico les ofrecía y les hubiese dado la razón?

"¿Dónde están sus héroes de la historia?

"¿Dónde están sus mártires del siglo pasado?

"¿Qué batallas libraron en sus días fundacionales que ameritarían la gloria para sus ancestros?

"¿Por qué (en) sus billetes de micro circulación no figuran próceres, sino aquellos de la metrópolis a 15 mil kilómetros?

"¿Quién conoce su himno más que el «Save the Queen»?

"¿Cuál será su próximo escudo, otrora de ballena, ahora de oveja, calamares en el futuro?

"Antes promisoria «colonia británica», ahora lo llaman nuestro «pequeño país», ¿mañana un «protectorado»?

"Se aferran a lo que venga, de acuerdo a las circunstancias, huérfanos de historia, con tal de seguir depredando riquezas ajenas... como siempre lo supieron hacer."

Firmado: Gabriel Di Bernardo.

gabriel di bernardo.

Comentarios