Información Gral
Viernes 09 de Junio de 2017

Un adolescente asesinó a un niño queiba con su padre, luego de asaltarlos

"Papá, me duele", alcanzó a decirle Agustín, de tres años, a su padre, luego de que uno de los ladrones le disparara. Le quemaron la casa al presunto autor

Un adolescente de 16 años asesinó anteanoche de un balazo a un niño de tres años que caminaba de la mano de su padre rumbo a una pizzería para comprar la cena luego de asaltarlos con un cómplice en una calle de la localidad de Villa Centenario, partido bonaerense de Lomas de Zamora, informaron fuentes policiales y judiciales.

"Papá, me duele", fueron las últimas palabras que le dijo Agustín Bustamante, de tres años, a su padre Martín antes de desvanecerse, luego de haber recibido un balazo en la espalda disparado por un adolescente que, aparentemente, concretó el crimen junto a su hermano menor en el marco de un asalto.

Fuentes policiales y judiciales aseguraron que el hecho ocurrió cerca de las 21 en la calle Mayor Olivero al 1300 de esa localidad del sur del conurbano bonaerense, y que el niño falleció mientras era atendido en la Clínica Boedo, hasta donde fue trasladado por su propio padre.

Por el hecho, horas después, la policía logró la detención de un adolescente de 16 años, quien fue apresado cuando caminaba a unas tres cuadras del lugar del crimen, mientras que aún permanece prófugo el segundo sospechoso que, de acuerdo a los investigadores, se trataría de un hermano menor del muchacho detenido.

Martín Bustamante, el padre del niño asesinado, relató ayer que todo ocurrió cuando salió con su hijo para ir a comprar a una pizzería ubicada a unas dos cuadras de su casa. "Ibamos caminando de la mano y me los encuentro. Estaban escondidos y uno de ellos tenía un arma. Me robaron, me sacaron la plata y cuando se van, uno se da vuelta y me tira. El que tenía el arma se sonrió. Me quisieron apuntar a mí, con tanta mala suerte que le pegaron a mi hijo", contó ayer entre lágrimas el padre de Agustín, un hombre que trabaja como empleado en una empresa de seguridad privada.

Los delincuentes se apoderaron de unos 200 pesos, que el hombre llevaba para comprar la pizza, y de su teléfono celular, tras lo cual huyeron caminando, se dieron vuelta a pocos metros y uno les disparó un único balazo.

En ese momento, el hombre alzó a su hijo en brazos y salió corriendo para pedir ayuda, pero el niño le dijo "papá, me duele" y, al ver que estaba con una herida en la espalda, decidió llevarlo de inmediato a un centro asistencial con la ayuda de un vecino, donde el niño finalmente murió como consecuencia de las heridas. Horas después, la policía logró la detención de un sospechoso, que sería el autor del disparo.

Los investigadores llegaron a él porque varios vecinos aportaron datos sobre un grupo de jóvenes que se junta todas las noches en esa zona y que viven en unos monoblocks ubicados a pocas cuadras de allí.

El detenido es un adolescente de 16 años que fue apresado a tres cuadras del lugar del hecho, aunque en principio no fueron secuestradas armas de fuego en poder del joven apresado. En tanto, Martín Bustamente, el padre del nene asesinado identificó ayer al adolescente que mató a su hijo en una rueda de reconocimiento realizada en sede policial. El hombre reconoció el rostro y la ropa del adolescente de 16 años que fue detenido horas después de cometido el crimen.

Le incendiaron la casa

Por su parte, un grupo de vecinos prendió fuego anoche la casa del adolescente de 16 años detenido, acusado de asesinar de un balazo a Agustín.

La vivienda del sospechoso, donde vivía con sus padres y su hermano, quien se mantenía prófugo, quedó totalmente destruida a causa del fuego que la arrasó.

Durante la tarde, habitantes del lugar, vecinos y amigos de la familia del pequeño Agustín realizaron una marcha en reclamo de justicia.

Comentarios