Buenos Aires
Viernes 22 de Julio de 2016

Trasplantaron en el Garrahan un corazón no compatible a una beba

Una beba de siete meses recibió un corazón no compatible de otro pequeño paciente que estaba internado en el Garrahan en una operación realizada por el equipo de trasplantes de ese hospital, que ya había realizado dos intervenciones similares y es el primero de Latinoamérica en practicarlas, aplicando un protocolo especial.

Una beba de siete meses recibió un corazón no compatible de otro pequeño paciente que estaba internado en el Garrahan en una operación realizada por el equipo de trasplantes de ese hospital, que ya había realizado dos intervenciones similares y es el primero de Latinoamérica en practicarlas, aplicando un protocolo especial.

Nahiara, que sufría una miocardiopatía dilatada y se atendía desde los cuatro meses en el Garrahan, evoluciona favorablemente, fue trasladada a una sala común y "pasará a la historia de los logros de la salud pública argentina" por tres razones, destacó ayer el centro pediátrico ubicado en el barrio porteño de Parque Patricios.

"Acaba de recibir el trasplante cardíaco número 50" en el Garrahan, es una de las trasplantadas "más pequeñas en 16 años de desarrollo de estos procedimientos" en ese hospital y "es la tercera receptora de un órgano incompatible, lo que posiciona a la institución como la primera en alcanzar trasplantes exitosos de este tipo en América latina", detallaron.

El trasplante comenzó a las 0.30 del martes 12, tras un operativo que demandó más trámites de lo habitual por tratarse de un órgano incompatible, y concluyó a las 5.30. Utilizaron un protocolo de origen canadiense que reduce el riesgo de rechazo mediante la incorporación de componentes del grupo sanguíneo del donante en la sangre del receptor.

Medio centenar de operaciones realizadas hacen que "uno mire para atrás y se dé cuenta de la cantidad de gente que se ha esforzado para que esto sea posible", reflexionó Horacio Vogelfang, jefe del servicio de Trasplante Cardíaco del Hospital, quien encabezó el equipo de 12 personas que operó a Nahiara.

"La verdad es que fue un milagro, estoy feliz, mi hija está evolucionando bien" dijo la madre de Nahiara, que tras una semana en terapia neonatal fue trasladada a una sala común y evoluciona favorablemente.

Comentarios