Información Gral
Sábado 15 de Abril de 2017

Suiza se transformó en un gran paraíso de la marihuana "light"

El país legalizó en 2011 el cannabis con menos de 1 por ciento de THC y ahora explotó un gran mercado de productos "terapéuticos" relajantes.

Una mujer de pelo canoso inspecciona y olfatea distintas variedades de marihuana en una tienda de la ciudad suiza de Lausana donde la venta de estos productos es perfectamente legal.

"¿Cuál recomendaría usted para alguien con problemas de salud", pregunta la compradora al vendedor, Paul Monot, cofundador de la tienda DrGreen.

En su local, varios carteles muestran los distintos productos elaborados a partir del cáñamo legal. Tiene el mismo color, la misma forma y el mismo olor que el cannabis con efectos psicotrópicos, pero en lugar de "colocar" tiene efectos relajantes y se lo considera como un antiinflamatorio, según los vendedores.

El consumo de estos productos está en auge en Suiza, donde las tiendas como las de Monot se han multiplicado en los últimos meses. La ley local permite desde 2011 la venta de cannabis con menos de un 1 por ciento de THC (tetrahidrocannabinol), la principal sustancia psicotrópica de esa sustancia, pero el mercado no ha crecido hasta hace poco.

En la mayoría de los países europeos, el límite de THC está en un 0,2 por ciento, lo cual impide cualquier venta de cannabis legal porque los cultivadores aún no han logrado un producto que respete esa norma.

"El cannabis ilegal es cada vez más fuerte. Ya no es el cannabis que se encontraba hace 15 o 20 años, quizá ya no sea compatible con el día a día", dice Monot, que intenta explicar el reciente entusiasmo por el cannabis legal en Suiza.

Él abrió su tienda en diciembre y las ventas ya alcanzan 100.000 francos suizos al mes (93.400 euros).

Según los medios locales, el mercado genera ahora unos ingresos de 100 millones de francos suizos al año. Los precios oscilan entre siete y 18 francos suizos por gramo, más o menos los mismos que para el cannabis ilegal.

El éxito de las ventas se debe, sobre todo, al hecho de que los productores han logrado crear plantas con una fuerte concentración de cannabidiol (CBD), una sustancia con efecto relajante, según los vendedores. Esto permite comercializarlo como aceite para masaje o como productos con "virtudes terapéuticas", según ellos.

En febrero, las autoridades sanitarias suizas decidieron tasar el cannabis con bajos índices de THC como si fuera tabaco, aportando así una prueba más de su carácter legal.

"Me encanta", dice Aziza, de 37 años, que compra cannabis legal en Ginebra. "Con esto, me siento tan relajada como antes, pero no hay el colocón, puedo seguir haciendo cosas y jugar con mis hijos", explica.

"Suiza se ha convertido en una especie de oasis para el cannabis legal", explica Corso Serra di Cassano, cofundador de KannaSwiss, que cultiva plantas de cannabis en Suiza y cuyas ventas se han disparado en los últimos tiempos. La compañía prevé producir cuatro toneladas de flor de cannabis este año.

Comentarios