Información Gral
Jueves 28 de Septiembre de 2017

Sólo el 25 por ciento de los abortos ilegales son seguros

El informe del organismo analiza la práctica en países donde está prohibida o rige alguna restricción legal. Definen qué es "aborto seguro"

Sólo el 25,2 por ciento de los abortos realizados en países donde está prohibido o rige alguna restricción legal son seguros, mientras que en aquellos donde la interrupción del embarazo está legalmente disponible la cifra de esa práctica en forma segura asciende a 87,4 por ciento, según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto Guttmacher que analizó datos de 182 naciones entre 2010 y 2014.

El informe, difundido ayer en la prestigiosa publicación británica The Lancet, indicó además que de los 55,7 millones de abortos que se realizan cada año, 30,6 millones (54,9 por ciento) fueron seguros; 17,1 millones (30,7 por ciento) fueron poco seguros, y 8 millones (14,4 por ciento) muy poco seguros, en tanto el 97 por ciento de estas dos últimas categorías se practicaron en países en vías de desarrollo.

Considera "aborto seguro" a los que se realizan con un método recomendado por la OMS (con medicamentos, aspiración al vacío, o dilatación y evacuación) en el período apropiado del embarazo y que la persona que lo practica tenga conocimientos y entrenamiento.

En tanto, clasifica como "abortos poco seguros" a los que no cumplen con alguno de esos dos criterios, por ejemplo una práctica hecha por alguien capacitado pero con un método obsoleto (como curetaje agudo) o bien con un método seguro (pastillas de misoprostol) pero sin la información adecuada o el apoyo de una persona capacitada. En la categoría "muy poco seguros" se ubican las prácticas hechas por personas no entrenadas usando métodos peligrosos, como la ingestión de sustancias cáusticas, la inserción de sustancias extrañas en el organismo, o el uso de mezclas tradicionales; tantos los poco como los muy poco seguros se consideran "inseguros".

El informe, en el que se vinculó el nivel de seguridad del aborto a distintos aspectos, concluyó que "cuando se agrupa por el estatus legal, la proporción de abortos inseguros fue significativamente mayor en países con leyes muy restrictivas de esa práctica que en aquellos con leyes menos restrictivas".

"El 87,4 por ciento de todos los abortos en los 57 países en los que el aborto estaba disponible a petición fueron seguros comparados con el 25,2 por ciento en los 62 países donde se encuentra completamente prohibido o permitido sólo para salvar la vida de la mujer o para preservar su salud", señaló el informe "En contextos legalmente restrictivos casi un tercio de los abortos (31,3 por ciento) fueron categorizados como muy poco seguros", agregó.

El documento concluyó que "los resultados mostraron una disparidad en aborto seguro entre las regiones desarrolladas y en vías de desarrollo": "la mayoría de los abortos en los países de ingresos medios altos (67,1 por ciento) y los países de altos ingresos (82,2 por ciento) eran seguros comparados con uno de cada cinco abortos (21,8 por ciento) en los países de ingresos bajos".

Los investigadores encontraron que "las subregiones con las proporciones más altas de abortos seguros (el norte de Europa y el norte de América) también mostraron la incidencia más baja de aborto".

Al hacer una caracterización de estas subregiones, relevaron que sus países tienen leyes menos restrictivas, alta utilización de anticonceptivos, alto nivel de desarrollo económico, altos niveles de igualdad de género e infraestructuras de salud bien desarrolladas.

Entre las regiones en vías de desarrollo, Asia (incluida China) tenía una distribución de seguridad similar a la de países desarrollados; en tanto sólo en otras tres subregiones de las naciones en vías desarrollo (Asia sudoriental, Asia occidental y en el sur de Africa) la proporción de abortos seguros fue superior al 50 por ciento.

En América latina

En América latina y Africa (a excepción de Africa meridional) el 25 por ciento de los abortos fue seguro pero existe una diferencia entre ambas regiones en relación al 75 por ciento restante: mientras que en América latina "la mayoría de los abortos inseguros se clasificaron como poco seguros, en Africa, casi todos los abortos fueron muy poco seguros".

Al analizar esta diferencia los investigadores elaboraron como hipótesis que en América latina "existe una transición del uso de métodos peligrosos al uso de (el fármaco) misoprostol fuera de los sistemas de salud formales".

"Dichos abortos podrían resultar en menos complicaciones que los abortos realizados con métodos peligrosos, como lo demuestran las tasas de mortalidad inferiores en las regiones con una alta proporción de abortos poco seguros que en las regiones con una alta proporción de abortos muy pocos seguros", indicó el documento. Señaló que si bien el uso de misoprostol en el inicio del embarazo es una de las directrices de la OMS, su administración "fuera del sistema de salud formal, a menudo sin acceso a la información apropiada y un trabajador sanitario capacitado no representa un estándar de atención, sino más bien una ausencia de opciones seguras". En Argentina la ley permite el aborto en casos de violación, abuso de menor de 18 años o de personas con retraso madurativo, riesgo de vida para la mujer o la inviabilidad del feto.

Comentarios