Información Gral
Miércoles 19 de Abril de 2017

Se suicidó el hombre que mató a un anciano y lo subió a Facebook

El homicida, de 37 años, asesinó el domingo a un hombre de 74, se filmó y lo subió a la red social. Ayer se quitó la vida antes de que lo detuvieran

Un hombre de 37 años buscado en Estados Unidos por matar a un anciano en Ohio y difundir el asesinato en Facebook se suicidó ayer, poniendo fin a tres días de intensas búsquedas por todo el país.

Localizado por la policía cerca de Erie, en el estado de Pensilvania (este del país), Steve Stephens, incluido en la lista de los más buscados por el FBI, "se suicidó de un disparo" tras una breve persecución, anunció la policía de Pensilvania en un tuit.

El auto, un Ford Fusion blanco cuya descripción había sido difundida ampliamente por los medios, fue identificado a las 11H00 locales (16H00 GMT) en el estacionamiento de un McDonalds cerca de Erie, informó el jefe de policía de Cleveland, Calvin Williams, en una rueda de prensa en Ohio, donde tuvo lugar el asesinato.

Desplazada al lugar, la policía rápidamente "detuvo el coche" del sospechoso y fue entonces cuando el hombre, de 37 años, "provocó su muerte", explicó Williams.

El crimen en Facebook

Erie se encuentra a unos 160 kilómetros de Cleveland, donde Steve Stephens es sospechoso de haber disparado mortalmente a Robert Godwin, padre de nueve hijos, cuando este hombre de 74 años regresaba tranquilamente a su casa tras la cena de Pascua.

Stephens grabó en video su acto y lo publicó en Facebook, junto con otro video en el que amenazaba con matar a más gente y afirmaba que ya había asesinado a 13 personas y que preparaba el siguiente crimen.

Las autoridades estadounidenses lanzaron entonces una cacería, primero en cuatro estados y luego a nivel nacional, y una oferta de 50 mil dólares a quien aportara cualquier información que pudiera contribuir a su arresto.

"La prioridad número uno era asegurar que Stephens no provocara más víctimas", explicó Stephen Anthony, un agente del FBI que participaba en las búsquedas.

"La otra prioridad era atrapar a Stephens sano y salvo pero, desafortunadamente, él decidió que no fuera así", añadió.

Williams indicó que la policía hubiera querido interrogarlo para trazar su recorrido desde el domingo pero, sobre todo, para comprender sus motivaciones.

"Hubiéramos querido verdaderamente hablar con él para saber por qué hizo lo que hizo" ya que "podría haber otras personas en situaciones semejantes", declaró.

"Si hay personas que están en dificultad o que creen que necesitan ayuda, hace falta que se comuniquen y que avisen. Pueden llamar a la policía, podemos remitirles a nuestros especialistas en psiquiatría", explicó.

El jefe de la policía hizo un llamamiento a los dirigentes políticos y a los responsables de las redes sociales para que actúen para evitar que haya este tipo de contenido en línea, visible "por todo el mundo", incluidos los niños.

"Nunca debería haber sido compartido", dijo Williams. "Creo que todos hemos aprendido de esto", agregó.

Uno de los nietos de la víctima, Ryan Godwin, suplicó en Twitter a los internautas que cesaran de difundir el video del asesinato por "respeto" a su abuelo.

Facebook aseguró haber bloqueado la cuenta de Stephens 23 minutos antes de haber sido alertada del contenido del video y prometió mejorar sus mecanismos para impedir la difusión de este tipo de imágenes.

El fundador Facebook, Mark Zuckerberg, afirmó que su grupo haría todo lo posible para evitar la repetición de tragedias como esta.

"Tenemos mucho trabajo. Seguiremos haciendo todo lo que podamos para evitar este tipo de tragedias", indicó ayer Zuckerberg, durante la apertura de la conferencia anual de desarrolladores de aplicaciones que organiza Facebook en San José (California).

"Estamos de todo corazón junto a la familia y a los amigos de Robert Godwin", añadió.

Este crimen difundido por una red social recuerda al caso de un doble homicidio en Chicago, cuya escena difundida en directo por Facebook el pasado mes de febrero impactó a todo el país.

En agosto de 2015 un hombre, Vester Flanagan, antiguo trabajador de una cadena de televisión de Virginia (costa este), abatió a dos periodistas de la cadena en directo en la televisión, antes de suicidarse.

Comentarios