Picadas ilegales
Jueves 18 de Mayo de 2017

Se entregó el último prófugo de los que corrían picadas en la 9 de Julio a más de 240 k/h

Alejandro Biscardi, que es hijo de un comisario retirado, reconoció haber participado de la picada junto a Alejandro Radetic y aceptó el juicio abreviado

Alejandro Biscardi, quien participó en una "picada" a 240 kilómetros por hora en avenida 9 de Julio, se entregó tras permanecer prófugo y al igual que el otro acusado en la causa admitió su participación en el hecho y aceptó someterse a un juicio abreviado.
El imputado, hijo del comisario retirado de la Policía Federal Argentina (PFA) Guido Biscardi, estaba prófugo de la justicia desde el 23 de abril y se presentó anoche junto a un abogado defensor ante el fiscal Gonzalo Viña, a cargo de la causa en la que también fue condenado el corredor de Top Race Alejandro Radetic.
Biscardi reconoció ante el fiscal haber conducido la camioneta Dodge Ram de su propiedad a alta velocidad por la avenida 9 de Julio y su participación en los hechos que se conocieron a través de un video que se viralizó por las redes sociales.
Fuentes policiales y judiciales informaron que Biscardi acordó anoche con Viña ser declarado culpable de "conducción riesgosa en concurso real con daño agravado", por la destrucción de elementos viales como conos de protección del Metrobus.
Embed

Asimismo, indicaron que Biscardi aceptó ser sometido a un juicio abreviado y condenado a "un año de prisión en suspenso" y a "dos años de inhabilitación para conducir".
Biscardi aceptó también el decomiso de la camioneta Dodge RAM 1500 con la que protagonizó la "picada" contra la Porsche Cayenne de Radetic y convino que deberá aprobar un curso de "reeducación vial" y tendrá que hacer tareas comunitarias.
El acuerdo de juicio abreviado deberá ser homologado por el Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas 10 de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de Pablo Cruz Casas.
El magistrado evalúa por estas horas el juicio abreviado al que accedió someterse Radetic, por lo que aún restan conocerse si las dos sentencias son definitivas.
Biscardi trabaja en una empresa familiar de provisión de plantas para viveros y en 2010 intentó formar parte de un grupo de investigación de elite, para lo cual ingresó en la Escuela de Inteligencia de la PFA, pero abandonó los estudios ese mismo año.
La semana anterior, el piloto de automovilismo Radetic, de 36 años y director de la división Top Race Drifting, recuperó la libertad tras haber reconocido que manejaba uno de los vehículos en medio de la "picada" por la 9 de Julio.
Biscardi y Radetic están acusados de "conducción riesgosa en concurso con daño agravado", delito que define una pena de entre seis meses y siete años de prisión.
El piloto y el empresario que estuvo prófugo fueron detectados en videos corriendo "picadas" en la avenida 9 de Julio a más de 240 kilómetros por hora, a raíz de que las imágenes se viralizaron en las redes sociales.

Comentarios