Información Gral
Martes 31 de Enero de 2017

Robaron un auto con un bebé a bordo y lo tiraron por la ventanilla

Dos delincuentes le robaron el auto a una mujer y se llevaron a su bebé de cuatro meses en el asiento trasero, pero a los pocos metros abrieron una puerta y lo arrojaron violentamente a la vereda, por lo que sufrió lesiones y debió ser hospitalizado en la localidad bonaerense de Ramos Mejía, partido de La Matanza, se precisó ayer.

Dos delincuentes le robaron el auto a una mujer y se llevaron a su bebé de cuatro meses en el asiento trasero, pero a los pocos metros abrieron una puerta y lo arrojaron violentamente a la vereda, por lo que sufrió lesiones y debió ser hospitalizado en la localidad bonaerense de Ramos Mejía, partido de La Matanza, se precisó ayer.

El jefe de pediatría del Sanatorio de la Trinidad, de esa localidad del oeste del conurbano, Daniel Capra, precisó que el bebé presentaba una "evolución favorable" y "no se detectaron lesiones internas en los estudios realizados", por lo que "continuará en observación" durante las próximas 24 horas.

El hecho ocurrió cerca de las 22.30 del domingo en Conesa 350, donde un mujer, sólo identificada como Luciana (27), llegó hasta a la puerta de su casa a bordo de su Renault Sandero, en el que llevaba a su bebé en una silla de protección sujeta al asiento trasero.

En momentos en que estacionaba el vehículo, la mujer fue abordada por dos asaltantes, uno de ellos armado, que la amenazaron con intenciones de robarle el auto y la obligaron a descender.

A pesar de los gritos y de la desesperación de la mujer, quien intentaba sacar a su pequeño hijo del auto, los ladrones se pusieron al volante y arrancaron con el bebé en el interior.

La víctima del robo comenzó a correr el auto a los gritos y, a los pocos metros, los delincuentes abrieron la puerta y arrojaron al niño a la vereda en la silla de protección, tras lo cual escaparon.

"Lo tiraron con todo, como si fuese una bolsa", contó ayer Luciana en la puerta del Sanatorio de la Trinidad, de Ramos Mejía, donde su hijo permanecía internado.

"Lo único que querían era robar el auto, no les importaba nada, terrible. Yo les pedía por favor, que estaba el bebé y no lo podía desatar pero ellos se querían ir y arrancaron el auto y se lo llevaron", indicó la mujer y agregó que los asaltantes eran "muy jovencitos", de unos "diecisiete o dieciocho años".

Según Luciana, si bien los delincuentes arrojaron a su hijo en la silla de protección, éste estaba casi suelto, por lo que giró por la vereda y sufrió lesiones.

"Cuando lo tiran, lo único que atiné fue correr a levantarlo, lo tiraron a pocos metros, él se queda abajo del auto, me agacho a sacarlo y salgo corriendo a los gritos para que me ayuden. Salieron todos los vecinos y con mi marido lo llevaron a la clínica porque la ambulancia no llegó", relató.

Luego, Luciana recordó que siempre que llega de noche y con su hijo, su marido sale a esperarla pero que esta vez él no le atendió el teléfono entonces ella dio dos vueltas a la manzana e igual estacionó. "Los vi venir de frente, estaban armados y después de que les doy las llaves del auto sacaron el arma igual", agregó.

La mujer se mostró indignada porque un subcomisario de la seccional segunda de Ramos Mejía le sacó una foto al bebé y la hizo pública.

Comentarios