Información Gral
Jueves 08 de Junio de 2017

Puntas de lanza de piedra para cazar gacelas, hienas y cebras

En Jebel Irhoud los investigadores encontraron varias capas de carbón en los sedimentos, que indican que los pobladores de la cueva ya utilizaban el fuego. Destacaron, sobre todo, la importancia de las herramientas de piedra encontradas, talladas de una forma concreta a partir de un núcleo de piedra y convertidas en hojas cortantes o puntas de lanza para cazar a distancia.

Aunque la región es desértica en la actualidad, hace 300 mil años tenía un ecosistema de sabana y una rica fauna con abundantes gacelas y algunos ñus y cebras. Muchos de sus restos tienen marcas de haber sido consumidos por los humanos. Entre los carnívoros, predominaban los leopardos, que convivían con hienas, leones y felinos menores.

Allí aparecieron 22 fósiles humanos y se descubrió una antigua cueva que los antiguos homo sapiens utilizaban probablemente "como campamento de caza o para pasar la noche", según declaró Shannon McPherron, que lideró el trabajo de exploración del yacimiento.

Las piezas de Jebel Irhoud se elaboraron con minerales de alta calidad que no se encuentran en la zona sino a 25 kilómetros de distancia, lo que indica que los primeros homo sapiens ya sabían identificar los minerales más adecuados para elaborar sus herramientas y que daban a las piezas suficiente valor para llevarlas con ellos de un lugar a otro.

Comentarios