Aristóbulo del Valle
Viernes 30 de Septiembre de 2016

Proyectan un barrio exclusivo para europeos en Misiones

Un arquitecto mendocino confirmó que un grupo de familias europeas está financiando un proyecto para la construcción de un barrio cerrado en la provincia de Misiones para radicarse allí debido a que "quieren salir de sus países por lo peligroso del contexto internacional".

Un arquitecto mendocino confirmó que un grupo de familias europeas está financiando un proyecto para la construcción de un barrio cerrado en la provincia de Misiones para radicarse allí debido a que "quieren salir de sus países por lo peligroso del contexto internacional".

El proyecto lleva solo unos meses y se realizaría cerca de Salto Encantado, en el acceso a Picada Libertad de la localidad de Aristóbulo del Valle, departamento de Cainguás, en el centro de la provincia.

Carlos Romeo, autor del proyecto, explicó que serían unas 150 viviendas y que "elegimos esta zona porque tiene todos los servicios", contó.

"La intención no es hacer una aldea, o un lugar cerrado, es un lugar financiado por europeos que quieren salir de sus países por lo peligroso del contexto internacional e insertarse en esta sociedad. En su mayoría son personas grandes que buscan un lugar tranquilo", explicó Romeo.

"Mi trabajo era encontrar un lugar, fui primero a Iguazú y luego fui recorriendo la provincia, cuando llegué a este municipio me encantó", agregó el arquitecto mendocino. No se conoce el monto ni el plazo de la obra, aunque Romeo indicó que existe el compromiso de tomar mano de obra local y comprar materiales en la zona. Además, trascendió que se construirá una planta potabilizadora de agua propia, un puesto policial y una sala de primeros auxilios.

El Concejo Deliberante precisó que por el momento no hay nada concreto sobre la construcción del barrio. Juan José MacDonald, presidente del cuerpo colegiado, explicó que el proyecto de obra aún no se presentó: "Por ahora es solo loteo, no hay nada concreto sobre la construcción del barrio", dijo y agregó que "el negocio apunta a inversionistas extranjeros, preferentemente europeos". "Las tierras son del arquitecto Carlos Romeo, un mendocino que vive en la ciudad y quiere venderles a europeos", dijo. "El único reparo legal lo debe poner Migraciones, pero el proyecto de obra aún no se presentó todo hasta ahora fue una expresión verbal".

Comentarios