Información Gral
Miércoles 10 de Mayo de 2017

Por hipnosis, un médico habría inducido a su mujer a suicidarse

Fue en Mendoza. La mujer murió ahorcada sin presentar lesiones en el resto del cuerpo. El profesional está detenido, acusado de femicidio.

La Justicia mendocina supone que la muerte de una mujer de 52 años fue como consecuencia de una técnica de hipnosis utilizada por su pareja, un médico legista retirado y ex integrante del cuerpo médico forense provincial, que se encuentra detenido.

Se trata del primer caso de esta naturaleza y un eslabón más en la cadena de femicidios que ocurre en el país y que provoca el fallecimiento de una mujer cada 25 horas, según las estadísticas.

La docente María del Carmen Solís apareció ahorcada el domingo 23 de abril en la casa que compartía con Juan Muñoz, de 72 años, en Eugenio Bustos, un distrito del departamento San Carlos, ubicado 100 kilómetros al sur de la capital provincial. Llevaban varios años de convivencia aunque sin haberse casado. La mujer tenía dos hijos pero de una relación anterior. Se habían conocido hace 26 años. En principio se pensó que se trataba de un suicidio, pero con el avance de la investigación las sospechas se incrementaron sobre el médico retirado, que fue detenido e imputado por homicidio agravado por el vínculo, cuya pena es prisión perpetua. Un diario íntimo de la víctima y la declaración de un psiquiatra serían los elementos que terminaron de convencer al juez de instrucción del Valle de Uco, Oscar Balmes, de disponer el encarcelamiento de Muñoz. El magistrado imputó, sin vueltas, al médico retirado por "femicidio".

Según la necropsia, el deceso de la mujer se produjo por un "ahorcamiento incompleto". No tenía lesiones visibles en el resto del cuerpo. Aparentemente, tampoco se encontraron señales de resistencia física.

El testimonio de los familiares de la víctima también fue tenido en cuenta por el juez y abrió la línea de investigación más curiosa. Los familiares sostuvieron ante el magistrado que el médico Muñoz mantenía sometida a su esposa a través de la hipnosis que practicaba con asiduidad. Lo cierto es que el día de la muerte, Muñoz llamó al 911 para denunciar que su mujer se había suicidado en su casa. El médico explicó a la policía que no había estado en su vivienda y que, cuando llegó, vio a Carmen Solís ahorcada con una cuerda. Luego indicó que la había bajado del barral de un mueble al intentar resucitarla.

Policías de la comisaría 18 llegaron a la vivienda y comenzaron a colectar elementos mientras la familia de la docente se enteraba de la muerte por casualidad: una sobrina llamó por teléfono a la casa y fue atendida por el comisario, quien le informó la novedad.Minutos más tarde los familiares de la mujer llegaron a la vivienda de la pareja y, como nadie los atendía, llamaron a la abogada Lorena Martín.

La letrada tuvo que poner una denuncia diciendo que se trataba de homicidio y logró que llegara al lugar el juez Balmes.

En un diario íntimo que a escondidas de su pareja llevaba la víctima, podría encontrarse algunas claves del caso. Pero este diario no era el único secreto que la mujer tenía con su marido: últimamente había ido a un psiquiatra y la declaración de este profesional también aportó indicios. La abogada Martín sostiene que este presunto crimen machista tiene tres claves. Primero, investigar la personalidad de la víctima y ver que se trataba de una persona en estado de vulnerabilidad. Segundo, profundizar algunas pistas para establecer que la docente se quería separar del médico. Por eso habría ido al psiquiatra; por eso habría pedido a su hermano un lugar para vivir. Tercero, probar que utilizaba la hipnosis para someter a la mujer: algunos testigos sostienen que Muñoz habría utilizado esta técnica sugestiva desde que se conocieron, 26 años atrás, cuando ella llegó al consultorio del médico en calidad de paciente.

El médico se declaró inocente y dijo que su mujer era depresiva e hipocondríaca. Pero la Justicia, por el momento, supone su responsabilidad y autoría. Está detenido en la Base de Investigaciones de Eugenio Bustos. Su abogado defensor, Lucio Chávez, dijo que atraviesa un profundo dolor: "Está mal por haber perdido a su compañera y por la responsabilidad que le acusan de eso", manifestó. Chávez formalizarán el pedido de arresto domiciliario, debido a la edad de su cliente y a que padece una afección cardíaca severa. El juez resolverá sobre este punto.

Comentarios