Información Gral
Martes 25 de Julio de 2017

"Pensé que me mataba", contó una chica atacada en un bar marplatense

Magdalena Bonavetti salvó su vida por poco. El agresor era un muchacho que no se bancó un rechazo. La reacción del público fue clave

Una chica de 25 años que se encontraba junto con una amiga en un bar de la ciudad bonaerense de Mar del Plata fue agredida físicamente por un joven que la tomó del cuello y pretendió ahorcarla en el suelo porque ella no quería estar con él, según denunció la víctima de violencia de género.

El hecho ocurrió en la madrugada del domingo en el interior de la Cervecería Blühen, ubicada en Alvarado y Mitre, en la zona Yrigoyen de la ciudad balnearia.

Magdalena Bonavetti realizó un dramático relato del momento vivido y dijo: "Pensé que me mataba. Mientras me ahorcaba en el suelo sentí que el cuerpo dejaba de funcionarme".

"No podía mover los brazos para empujarlo, hasta que un chico de otra mesa me lo sacó de encima", indicó.

El joven fue detenido luego de que uno de los testigos llamó al 911 y después advirtió a la policía de lo sucedido.

Juan Manuel Rivero Clauso, abogado, presenció el hecho y narró que el agresor "estaba decidido a terminar con la vida (de Bonavetti) como sea", por lo cual, de acuerdo a su opinión, "tendrían que imputarlo por tentativa de homicidio".

A través de las redes sociales, la muchacha dio a conocer el incidente y enseguida su publicación recibió cientos de mensajes de apoyo.

"Nunca dimensionás la gravedad de lo que está pasando hasta que te pasa a vos. Lo intentás, lo sé. Pero no sabés lo terrible que se siente", escribió Bonavetti en su cuenta de Facebook.

La chica contó que junto con una amiga llegaron a la cervecería y describió el lugar donde se encontraba la persona que luego la agredió: "A mi derecha había una mesa con tres flacos de entre 24 y 28 años. Se pusieron densos. Esperaban que una de las dos fuera al baño para aprovechar. Así, desde que llegamos", indicó.

En la continuidad de su relato, la chica expresó: "Siempre algún boludo se quiere pasar de vivo a ver si engancha. De verdad que a estos pibes los tratamos con mucho respeto, pero siempre marcando que no, que no queríamos fumar con ellos, que no queríamos ir a ningún lado con ellos, que queríamos estar solas y charlar entre nosotras porque así estábamos bien y que nos disculparan. No les gustó. Siguieron insistiendo".

Luego, mencionó: "Uno, esta porquería de persona, me dice: «Están tan buenas que intimidan» y me agarra. Le quito la mano. Le pido por favor que dejen de molestar, ya harta, y que se dé vuelta de una vez. Mi amiga, lo mismo".

"El chabón se para, se pone frente con frente con mi amiga, cual jugador de fútbol enojado, y le quiere pegar. En esos microsegundos, lo agarro del hombro para evitar que le pegue a ella y ver si podía hablar con él. Con ese envión, me agarra del cuello y me empieza a ahorcar. Sí, adentro de Blühen. Sí, adelante de todos", describió.

Bonavetti siguió con su relato y dijo: "Me baja de la banqueta del cuello y me seguía ahorcando en el piso. Percibí esa caída como si durara cinco horas, no me entraba más aire. Quise llevarme las manos a la garganta para sacármelo pero los brazos ya no me respondían. Los ojos se me estaban cerrando. Pensé que me iba a matar. Por suerte estaba lleno de gente, de esa que vale la pena, y entre un par me lo pudieron sacar de encima".

"Todavía no caigo. Lloré y me abracé de todo el mundo que venía a consolarme. Abracé a mi amiga como nunca", mencionó.

Sostuvo que "este flaco no tiene que andar suelto" y pidió ayuda para que la situación no se repita con otra mujer.

Por su parte, el bar se solidarizó con la agredida en un comunicado, puso a disposición de la denuncia las imágenes de sus cámaras de seguridad y decidió prohibir el ingreso al local del agresor.

La denuncia fue radicada en la Comisaría 2ª a nombre de Agustín Ficicchia.

El "violador de la máscara" no habló

Un remisero detenido el sábado como el presunto "violador de la máscara" que capturaba chicas en el barrio porteño de Villa Devoto para llevarlas en auto hasta una casa en la localidad bonaerense de Ituzaingó, abusar de ellas y luego trasladarlas de vuelta a Capital Federal, se negó ayer a declarar ante el juez de la causa y permanecerá detenido. José Luis Lombardi, de 61 años, un ex convicto que en enero recuperó la libertad luego de haber cumplido una condena de 15 años de cárcel por tres violaciones, fue trasladado al Palacio de Tribunales para su indagatoria pero se negó a declarar. Se le imputó un hecho de violación cuya víctima fue una joven de 23 años, pero la fiscalía intenta determinar si se trata del mismo delincuente sexual que cometió otros tres abusos sexuales.



Comentarios