Información Gral
Sábado 22 de Julio de 2017

Otro cazador mató ahora a Xanda, la hija del león Cecil

El operador de safaris de Zimbabwue Richard Cooke, que organizó la cacería para un cliente anónimo, confirmó a DPA que Xanda había muerto.

Dos años después de que un cazador matara al león Cecil en Zimbabue y provocara indignación en todo el mundo, el hijo del felino ha sufrido el mismo destino, anunció ayer una página de Facebook que promueve la protección de esta especie icónica y el organizador de la cacería.

Se cree que Xanda, de seis años, murió de un disparo el 7 de julio a las afueras del Parque Nacional Hwange, cerca de donde Cecil fue cazado en julio de 2015, dijo la organización de iniciativa ciudadana World Heritage Species en Facebook.

Tanto Xanda como Cecil estaban siendo monitoreados con collares GPS por un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford.

El operador de safaris de Zimbabwue Richard Cooke, que organizó la cacería para un cliente anónimo, confirmó a DPA que Xanda había muerto.

"La cacería era legal y el collar fue devuelto. Es todo lo que puedo decir en este momento", dijo Cooke.

La muerte de Cecil provocó una crítica masiva contra la caza mayor. El dentista estadounidense Walter Palmer, que se cree que pagó 50.000 dólares por la cacería, tuvo que dejar de practicar temporalmente y esconderse.

Zimbabue no presentó cargos contra él, puesto que la cacería era legal.

"Por desgracia Xanda tenía una manada con crías y su seguridad y supervivencia está ahora en peligro si viene un nuevo macho y trata de hacerse con su puesto", dijo World Heritage Species.

"Es la misma historia sin sentido y trágica que tuvimos con Cecil mientras que al mismo tiempo se sigue usando el mismo viejo e insustancial argumento sobre los beneficios de la caza mayor", añadió.

"El fototurismo genera muchos más ingresos y puestos de trabajo que la caza mayor. Es una irresponsabilidad que los animales aún puedan ser cazados", dijo Daniela Freyer, de la organización Pro Wildlife.

Comentarios