Huracán Irma
Sábado 09 de Septiembre de 2017

Ni un alma en las calles de Miami ante la llegada del huracán Irma

Éxodo en el Estado de Florida para huir del catastrófico ciclón que golpeará hoy y mañana. El Pentágono desplegó 14 mil soldados.

Cientos de miles de personas evacuaron ayer las zonas costeras del sureste de Estados Unidos para huir del huracán Irma, que castigaba a esa hora a Cuba con intensas lluvias y fuertes ráfagas de viento tras dejar una veintena de muertos en otras islas del Caribe.

En Miami Beach, la avenida Ocean Drive, usualmente llena de vida con sus famosas tiendas y restaurantes, estaba desierta. "No nos asustas Irma", se leía en algunos grafitis sobre las placas de madera que tapiaban las vidrieras.

"Sólo podemos rezar por lo mejor. Uno pone lo que puede en una maleta y solo queda esperanza", comentó resignado David Wallack, de 67 años y dueño de un club de salsa.

Cerca de 14.000 soldados estadounidenses fueron desplegados en Puerto Rico, las Islas Vírgenes y Florida para apoyar misiones de rescate y evacuación, dijo el Pentágono.

Irma, gigantesca tormenta más grande que Florida y a la cual autoridades estadounidenses tildan de "catastrófica", se espera que golpee este estado el fin de semana con vientos de 240 km/h, provocando una subida brutal de las aguas, de hasta ocho metros por encima de su nivel normal.

Paragolpe contra paragolpe, vehículos cargados con todo tipo de enseres, como un colchón o un kayak, viboreaban hacia el norte a lo largo de las dos autopistas de Florida. Hacia el sur, convoyes militares transportaban gasolina para permitir que más personas abandonen la zona.

Antes de partir, en el parque de casas rodantes Sunnyside, un barrio de trabajadores en el oeste de Miami, los residentes protegían sus frágiles viviendas con planchas de madera o zinc.

"Los techos van a salir volando igual", se lamentaba Pedro Martí, un plomero cubano de 49 años, mientras ponía de todos modos las planchas de madera, que él mismo tachó de "ridículas". "No voy a encontrar nada cuando vuelva", dijo resignado.

En Cuba, Irma, un huracán de categoría cuatro de una escala de cinco, provocaba copiosas precipitaciones y vientos en la costa norte del este de la isla, donde oficialmente se reportó la evacuación de más de un millón de personas.

En las zonas turísticas de la costa norte, más de 10.000 turistas extranjeros y varios miles de veraneantes cubanos fueron trasladados a lugares seguros, en tanto La Habana estaba en fase de "alerta".

El estadounidense Centro Nacional de Huracanes (NHC del inglés) ubica el ojo del huracán cerca de la costa norte de Cuba y en el centro de las Bahamas este viernes y sábado. Para la mañana del domingo indica que estará próximo a los Cayos de Florida y el resto de la península.

El presidente estadounidense Donald Trump advirtió de las "proporciones épicas" de Irma. "Apártense de su camino", tuiteó.

Más de cinco millones de personas están sujetas a las órdenes de evacuación (obligatoria en unos casos) que rigen en Florida. Pero el gobernador, Rick Scott, dijo que los 20,6 millones de habitantes del estado "deben estar preparados para evacuar pronto".

"Esta es una tormenta catastrófica como este estado nunca ha visto antes", enfatizó, y prometió hacer todo lo posible para garantizar gasolina en las estaciones de servicio.

En los supermercados, en tanto, escaseaban los artículos de primera necesidad. La "ventana para ubicarse en el lugar correcto para soportar se está cerrando rápidamente", advirtió. el secretario de Salud estadounidense, Tom Price.

Comentarios