Información Gral
Miércoles 14 de Junio de 2017

Murió una Madre de la Noche del Apagón

La ex presa política y una de las primeras Madres jujeñas en denunciar los secuestros de la Noche del Apagón durante la última dictadura cívico militar, Eulogia "Rita" Cordero de Garnica, falleció ayer a sus 85 años a consecuencia de una enfermedad cardiovascular, informaron organismos de derechos humanos de Jujuy.

La ex presa política y una de las primeras Madres jujeñas en denunciar los secuestros de la Noche del Apagón durante la última dictadura cívico militar, Eulogia "Rita" Cordero de Garnica, falleció ayer a sus 85 años a consecuencia de una enfermedad cardiovascular, informaron organismos de derechos humanos de Jujuy.

Rita llevaba más de la mitad de su vida obstinada en lograr "que se haga justicia" por la desaparición de dos de sus hijos y unos 400 secuestros más en las ciudades jujeñas de Calilegua, El Talar y Libertador General San Martín, en 1976, hechos por los que acusaba al dueño del Ingenio Ledesma, Carlos Blaquier.

La mujer falleció ayer en la Clínica Ledesma luego de sufrir un ACV y sus restos eran velados desde anoche en su domicilio, en la calle Jorge Newbery, de la localidad de Libertador General San Martín.

"Antes de morirme, quisiera que me digan por qué se llevaron a mis hijos, por qué los mataron. Yo voy a seguir buscándolos a ellos, y voy a quedarme tranquila el día que sepa que esos sinvergüenzas están presos", había asegurado Rita en 2015, al llegar a Buenos Aires a reclamarle al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, que la causa Blaquier fuera a juicio.

Como sus hijos Miguel Angel, de 23 años, y Domingo Horacio, de 21, aún desaparecidos, Rita fue secuestrada el 20 de julio de 1976 durante la operación represiva conocida como la "Noche del Apagón", en localidades jujeñas marcadas por la omnipresencia del grupo Ledesma.

Para esa época y por varios años más, desde el 28 de agosto de 1974 se hallaba encarcelado su esposo, Donato Garnica, fundador del Sindicato Zafrero de Calilegua, localidad donde Ledesma tiene su mayor finca cañera.

Por su parte, Cordero de Garnica estuvo diez días en el centro clandestino de detención de Guerrero, donde fue golpeada y quemada con cigarrillos antes de ser "blanqueada" en sucesivos traslados a las cárceles de Villa Gorriti (Jujuy) y Villa Devoto (ciudad de Buenos Aires), donde permaneció hasta ser liberada al año siguiente. Aallí inició una lucha incansable junto con otras madres, y luego con Donato, su esposo, en busca de sus hijos y los otros desaparecidos jujeños.

Fue una de las primeras Madres que organizaron las rondas en la plaza de Libertador General San Martín, las marchas fundantes de pedido de justicia y la aparición de 33 detenidos desaparecidos en la provincia.

Comentarios