Buenos Aires
Domingo 21 de Agosto de 2016

Murió Rogelio García Lupo, un referente del periodismo argentino y latinoamericano

Fue uno de los fundadores de la agencia de noticias cubana Prensa Latina, donde trabajó junto a Gabriel García Márquez.

El reconocido periodista y escritor Rogelio García Lupo falleció a los 84 años en la noche del viernes en un sanatorio del barrio porteño de Palermo, donde permanecía internado.

Culto, afable, irónico, García Lupo cultivó un estilo de sabueso metódico que le dio fama de ser un "seguidor" constante de temas que no siempre se ven en la superficie pero resultan decisivos a la hora de entenderlos.

A esa forma de trabajo, recopilando artesanalmente cientos de recortes en cajas antes de la existencia de la PC, le sumó el uso de datos precisos y la consulta a fuentes diversas.

García Lupo, "Pajarito", como lo llamaban sus afectos, fue uno de los fundadores de la agencia de noticias cubana Prensa Latina, autor de casi una docena de libros y un referente ineludible en el periodismo de investigación.

En su larga trayectoria, de más de seis décadas de ejercicio, García Lupo se destacó en publicaciones locales, pero también como corresponsal de numerosos medios extranjeros, en los que desplegó su impronta minuciosa y comprometida con el manejo de la información.

"Referente", "maestro", "emblema", esos son algunos de los adjetivos que sus colegas eligieron para despedir a García Lupo a través de las redes sociales, donde la noticia impactó ayer a la mañana.

Su trayectoria los revela como un periodista precursor: de hecho fue quien, junto a Gabriel García Márquez, Rodolfo Walsh y Jorge Masetti, creó Prensa Latina, un medio con el que buscaron romper con la hegemonía informativa de las grandes agencias de noticias del mundo.

Sus primeros pasos fuertes en la profesión los dio a comienzos de los '50, cuando comenzó a destacarse como redactor de las revistas Continente, Qué y en el vespertino Noticias Gráficas.

A mediados de 1955 pasó cien días detenido en el "cuadro 9" de presos políticos de la cárcel de Villa Devoto acusado de participar de una campaña de prensa contra Juan Perón. "Allí (en la cárcel) conocí por primera vez obreros reales" y convivió con gente de otros pensamientos, como el comunista Osvaldo Pugliese.

Sus primeras colaboraciones periodísticas fueron publicadas en 1953 en Opinión Económica, editada por la Confederación General Económica , y luego con Continente, una lujosa publicación de tono cultural dirigida por Oscar Lomuto que reflejaba los puntos de vista de la Cancillería.

Tras vivir uno año en La Habana y trasladarse luego a Chile y a Ecuador, García Lupo volvió al país para trabajar en Primera Plana, una revista que se trasformó en un hito para las publicaciones argentinas por haber transformado el lenguaje periodístico.

Con Walsh. Ya a fines de los '60, creó el semanario CGT de los Argentinos, junto a Horacio Verbitsky y a Rodolfo Walsh, con quien colaboró en la investigación por el asesinato de Marcos Satanowsky.

En 1973, durante el gobierno del presidente Héctor Cámpora, fue nombrado director ejecutivo de la Editorial Universitaria de Buenos Aires (Eudeba).

Luego fue corresponsal en el Cono Sur para el diario El Nacional de Caracas y Tiempo de Madrid, mientras que sus últimos artículos los publicó como colaborador en el diario Clarín.

Convertido ya en una figura de consulta para sus colegas más jóvenes, García Lupo nunca dejó de considerar al periodismo como "el oficio más lindo del mundo", aunque resaltando la "tensión permanente" que debe regir en la relación entre medios y gobiernos.

Con la perspectiva de lo vivido, aseguraba también que la "prensa estatal" había sido "un experimento malo", y desconfiaba al mismo tiempo del "periodismo militante" si las visiones ideológicas, de las que nunca abjuró, no se asentaban en la información concreta.

Quedan sus artículos y sus libros, entre los que se destacan "La rebelión de los generales", de 1962; "Contra la ocupación extranjera", de 1968; "Mercenarios y monopolios en la Argentina-de Onganía a Lanusse", de 1971, y "Diplomacia secreta y rendición incondicional", de 1983.

Ya entre 2006 y 2007 publicó "Ultimas noticias de Perón y su tiempo" y "Ultimas noticias de Fidel Castro y el Che".

En 2007 también fue homenajeado por García Márquez, que le entregó el premio de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano por su trayectoria.

Comentarios