Información Gral
Sábado 08 de Julio de 2017

Murió Landrú, humorista gráfico por excelencia durante 60 años

Icono del absurdo y el humor político, el dibujante falleció en su vivienda de Recoleta. Tenía 94 años. Dejó un gran legado.

El dibujante y humorista gráfico argentino Juan Carlos Colombres, conocido como Landrú y un ícono histórico del humor político, murió a los 94 años en la ciudad de Buenos Aires.

   Landrú fue el creador de la emblemática revista "Tía Vicenta", que comenzó su tirada a fines de la década del '50 y fue censurada en 1966 por el entonces dictador Juan Carlos Onganía, a quien el humorista lo caricaturizaba como la "Morsa".

   Su obra reflejó la historia política y social de la Argentina durante más de siete décadas, con una mirada aguda de la realidad y un estilo que rozaba lo absurdo.

   Landrú graficó como pocos las costumbres de las distintas clases sociales de la Argentina e introdujo la sigla G.C.U. (Gente Como Uno), para satirizar a las clases más acomodadas.

   Nacido el 19 de enero de 1923, publicó su primer dibujo en 1945 en la revista "Don Fulgencio"; dos años después adoptó el seudónimo Landrú, que tomó del asesino serial francés Henri Desire Landru.

   "Tenés el perfil más parecido a Landrú que he visto en mi vida", le dijo en aquel entonces Faruk, hijo de Lino Palacios y un compañero de páginas por aquel entonces. Desde allí, su nombre de pluma sería definitivo.

   La Fundación Landrú reportó ayer en su página de internet que las caricaturas del dibujante quedaron plasmadas en las revistas Patoruzú, Mundo Argentino, Pobre Diablo, Continente, El Hogar, Tía Vicenta, María Belén, Tío Landrú, Todo, Primera Plana, Atlántida, Gente, Para Tí, La Nación Revista, El Gráfico, Somos y Satiricón.

   También publicó en los diarios Clarín, La Nación, Ambito Financiero y La Nueva Provincia.

   Entre los emblemáticos personajes del dibujante se encuentran "la inefable señora gorda Tía Vicenta; el entrañable Gato que siempre ríe; Rogelio, que por razonar demasiado a veces se metía en serios problemas y el testarudo Señor Porcel", sostuvo la fundación.

   "El temible Señor Cateura, que le imponía estudiar latín a su hijo Felipito para que fuera como él, el mejor carnicero del barrio; las 'chicas bien' María Belén y Alejandra y la prima mersa Mirna Delma", fueron otros de sus personajes.

   Landrú se hizo famoso por su aguda observación de la realidad política y social, como también por el gato que aparece en casi todas sus viñetas y que se convirtió con el tiempo en parte de su firma.

   El dibujante pasó sus últimos años en su casa de Recoleta, rodeado por su familia.

   "En los últimos meses salía poco pero recibía visitas de familiares y amigos", comunicó ayer la Fundación Landrú, comandada por su hijo Raúl y su nieto Gonzalo. "Seguía de cerca las noticias nacionales e internacionales, como siempre hizo a lo largo de su carrera, y continuaba riéndose de la realidad", agregó la organización sin fines de lucro.

   "Su partida nos entristece mucho. Un gran y buen hombre, el creador de una gran obra de humor se ha ido. Pero sus textos, viñetas y personajes nos ayudarán a recordarlo todos los días y a seguir riendo. Como él querría, que el humor siga presente en nuestras vidas", señaló la fundación.

   En 2014 presentó la compilación de su obra completa en el libro "¡El que no ríe es un maleducado!".

   La Asociación de Dibujantes de la Argentina lamentó el fallecimiento de Landrú. Fue "un gigante del humor gráfico y el dibujo de nuestro país", según la entidad.

   Landrú recibió en 1971 el premio Maria Moors Cabot de la Universidad de Columbia, otorgado por primera vez a un humorista, y en 2003 fue nombrado ciudadano ilustre por la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires, entre otros reconocimientos.

Predicamento

Así como las caricaturas de Landrú sobre Onganía provocaron la censura y el enojo del dictador (presidente de facto entre 1966 y 1970), Landrú también había influido antes en el estado de ánimo de otro mandatario, Arturo Frondizi (presidente entre 1958 y 1962).

   Al líder desarrollista le molestaba como Landrú dibujaba su nariz, por lo que la respuesta del caricaturista fue dibujarlo de espalda durante un año.

   Las clásicas caracterizaciones de políticos y gobernantes incluyeron también al presidente radical Humberto Illia ("La tortuga"), al dictador Jorge Videla ("La pantera rosa") y al mandatario Raúl Alfonsín (el "Chapulín colorado").

   A Landrú le adjudican también haber estampado su huella en el origen de la palabra "gorila" para denominar a los detractores del peronismo. Pues el dibujante fue uno de los primeros en hacer aparecer gorilas disfrazados de militares en sus viñetas luego del derrocamiento del presidente Juan Perón en 1955.

   Horacio Del Prado autor del libro "Landrú. El que no se ríe es un maleducado" dijo ayer que el dibujante hizo con Tía Vicenta "el gran golazo de su vida".

   "Fue un innovador. Él quería hacer un humor distinto. Quería introducir en el país la línea de dibujo que inauguró en el mundo el ilustrador rumano Saul Steinberg cuando trabajaba en Estados Unidos, con trazos minimalistas. En la revista debutaron muchos consagrados como Caloi, Quino y Sábat, entre otros", aseguró Del Prado.

   Para el autor, "fue un genio del humor absurdo, del juego de palabras y del costumbrismo a tal punto que recomendaba qué usar o no, qué comprar o qué estaba de moda; como lo fue en su momento Divito con sus chicas. Consagró usos cotidianos y la gente lo seguía de verdad", dijo.

   Del Prado lo recordó como "un gran tipo. Un hombre de derecha con una mirada mas vale 'gorila' pero sin embargo muy querido por todo el mundo porque siempre expresó sus ideas con humor. Hasta los políticos muy criticados por él le pedían sus dibujos. Le hizo chistes memorables a Frondizi, Alsogaray y varios otros", recordó.

Comentarios