Información Gral
Domingo 19 de Marzo de 2017

Murió el cura checo que resistió el comunismo como operario en una automotriz

El cardenal de Praga Miloslav Vlk, quien durante años ofició clandestinamente bajo el régimen comunista en Checoslovaquia mientras trabajaba como limpiador de ventanas, falleció ayer a los 84 años.

El cardenal de Praga Miloslav Vlk, quien durante años ofició clandestinamente bajo el régimen comunista en Checoslovaquia mientras trabajaba como limpiador de ventanas, falleció ayer a los 84 años.

Cuando era niño, Vlk trabajó en una granja en el sur de Bohemia. Debido a la imposibilidad de realizar estudios teológicos durante el régimen comunista, se desempeñó en una fábrica de autos a principios de la década de 1950.

En 1968, cuando tenía 36 años y se vivía la llamada Primavera de Praga, fue ordenado sacerdote. Las autoridades estatales, preocupadas por su influencia y actividad pastoral, lo obligaron en 1971 a dejar Ceske Budejovice y lo enviaron a parroquias aisladas en las montañas del bosque bohemio.

Luego, en 1978, las autoridades estatales, en colaboración con los comunistas locales, revocaron su autorización estatal para ejercer el ministerio sacerdotal. Se trasladó a Praga donde residió desde octubre de 1978 hasta finales de 1988. Durante esos años, Vlk trabajó como limpiador de ventanas mientras realizaba secretamente su actividad pastoral con pequeños grupos de laicos católicos. Después de la Revolución de Terciopelo —bajo la cual Checoslovaquia acabó con el gobierno comunista y se dividió en dos países, la República Checa y Eslovaquia—, su dedicación pastoral fue reconocida rápida y abiertamente. El Papa Juan Pablo II lo nombró obispo de Ceske Budejovice en 1990, un año más tarde lo nombró arzobispo de Praga y en 1994, lo elevó al rango de cardenal.


Comentarios