Información Gral
Sábado 04 de Febrero de 2017

Moralina

La computadora devuelve: "Nombre femenino. Moral como conjunto de costumbres y normas para juzgar el comportamiento humano que es mezquina, superficial o falsa".

Sábado 4 de febrero. Junto al mar. Qué es "Moralina". La computadora devuelve: "Nombre femenino. Moral como conjunto de costumbres y normas para juzgar el comportamiento humano que es mezquina, superficial o falsa".

   Dos acontecimientos cerraron enero. El caso de las tetas al aire en Necochea y la confirmación que el éxito del verano, en MDQ, es la comedia de enredos con chicos jovencísimos y sus relaciones, muy siglo XXI. No por diferentes, sino por explícitas. El siglo XXI es eso: mas explícito. Internet es mundial. "Un día nos encontraremos en otro carnaval. Tendremos suerte si aprendemos que no hay ningún rincón, que no hay ningún atracadero que pueda disolver en su escondite lo que fuimos: el tiempo está después". El poema de Fernando Cabrera describe exactamente lo que pasa.

   La moral. "El otro lado de la cama" es la única obra teatral, en la ciudad feliz, que por la cantidad de gente a la salida, requiere un móvil policial para cuidar a los artistas y conserva el arranque con sirenas en la noche. Antes su protagonista central saluda a todos, comparte fotos y abrazos y se mistura con quienes lo quieren bien, en la calle, a la salida. He controlado hasta una hora de saludos y selfies. Un fenómeno de afecto. Es más notorio porque hay pocos casos iguales en la temporada. Actores: Sofía Pachano, Benjamín Rojas, Francisco Ruiz Barlett, Sofía González Gil, Gimena Accardi, Nicolás Vázquez Dirección: Manuel González Gil. Autor: David Serrano.

   Qué dicen las redes: "Plantea un gran lío de camas donde dos parejas se verán envueltas en una historia de sexo, amistad, enredos y mentiras. Y en la que, como suele suceder en el amor y en el sexo, las cosas nunca terminan como uno quisiera". Agrego. Adaptan músicas locales. En cada país la música que conviene. La comedia con música es dueña de MDQ. Cantan un Charlie y al menos un Fito.

   La moralina. El diario local decía: "El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, aseguró sobre la polémica por la intervención policial ante mujeres que realizaban topless en Necochea que «hay playas que son para eso» y aseguró que "cuando una sociedad quiere vivir tranquila, tiene que sentirse respetada pero también respetar lo de los demás". Tres mujeres que tomaban sol sin corpiño en una playa pública, durante el fin de semana pasado, en Necochea fueron retiradas por la policía ante las quejas de otras personas. "Era una playa familiar donde en reiteradas ocasiones muchísimos de los que estaban ahí se estaban quejando. Se las invitó a que se fueran a otra playa o a que se tapen". Ritondo debería ver "El otro lado de la cama".

   En las canciones acopladas a la comedia sobresale una: "...sólo se trata de vivir / ésa es la historia / con un amor, sin un amor / con la inocencia y la ternura / que florece a veces / A lo mejor resulta bien". "La vida es una moneda". Canción rosarigasina que toma una frase de otro (Lito, "solo se trata de vivir"). Es un Fito Páez auténtico. Dice mucho sobre el siglo XXI.

   Moral y moralina. Fallo. El juez correccional de feria, Mariano Juliano, ordenó que se archivara la causa tipificada como "actos obscenos y decencia pública". Se explayó acerca de la inconstitucionalidad del Código Contravencional (decreto-ley 8031/73) proveniente de la dictadura de Onganía, por la vaguedad de los términos implicados en la ley, ya que esto dificulta la diferencia de lo punible de lo impune. "En el caso concreto no existe la posibilidad material de convenir si el topless puede ser considerado obsceno y contrario a una supuesta decencia pública, para el caso que ésta existiera", sentenció.

   Hay un ministro siglo XX, una obra siglo XXI y un juez que también entiende los tiempos. El juez Juliano, Nico Vázquez abrazándose con sus fans, sin problemas de "star" y la canción de Fito le ganan a la moralina, por goleada. Parecería que el siglo XXI llegó para quedarse. Es una realidad de este verano.

Comentarios