Información Gral
Jueves 09 de Marzo de 2017

Misteriosa desaparición de un publicista porteño ligado al ambiente del automovilismo

A Juan Manuel Ferrari, con domicilio en Puerto Madero, no se lo ve desde el lunes, cuando viajó al interior bonaerense. No hay rastros de su vehículo.

Un publicista porteño de 50 años se encuentra desaparecido desde el lunes pasado cuando viajó a la ciudad bonaerense de Chacabuco para visitar a su madre y, supuestamente, seguir viaje hacia Junín.

Se trata de Juan Manuel Ferrari, ligado a la promoción de eventos automovilísticos, quien a las 14.10 del último lunes salió del microcentro de Buenos Aires en una camioneta Volkswagen Amarok, que le prestó su mecánico.

Los investigadores establecieron que, en efecto, el empresario visitó a su madre en Chacabuco y que de allí pretendía viajar en dirección a Junín, instante y circunstancias en que se le perdieron los rastros. Ambas ciudades están situadas en el centro de la provincia de Buenos Aires y distan 54 kilómetros.

Ese lunes Ferrari había salido del edificio donde vive, en la calle Olga Cossettini 1189 de Puerto Madero, a las 12.34. Una cámara de seguridad registró la partida. De allí pasó por el kiosco de su ex esposa, en avenida Independencia y 9 de Julio, a dejarle algo de dinero, según reconstruyeron fuentes de la investigación. "La ex mujer declaró que lo notó nervioso y apurado", dijo un vocero.

Tras salir del negocio, Ferrari no arribó a su oficina de la calle Sarmiento 476, piso 5º A, ni regresó a su domicilio particular donde a las 15.30 debía volver a encontrarse con un empleado al que había visto a media mañana también en su departamento.

Según la denuncia que presentó su actual pareja, Cristina, también de 50 años, ella le envió a Ferrari un mensaje por WhatsApp a las 11.21 que fue recibido y leído, pero no contestado. La última vez que Ferrari estuvo conectado a Whatsapp fue a las 13.40.

Según les dijo a los medios su abogado, Alejandro Sánchez Kalbermatten, "a las 14.10 desapareció de la tierra", y agregó: "Tenía que pasar por un lugar y justo en ese hueco pasa esto".

Tampoco hay rastros de la camioneta en la que se fue porque a su auto lo había dejado en el taller.

Ferrari es publicista, pero se dedica a brindar servicios de marketing, y su actividad está vinculada al mundo del automovilismo, en el que se habría convertido en proveedor acreedor de varias empresas.

En sus redes sociales se lo puede ver en diferentes autódromos, junto a pilotos y autos de distintos equipos.

Su novia manifestó que el hombre no tiene problemas con nadie. Su abogado, en cambio, señaló que gente "pesada" le debe dinero (ver aparte).□

El fiscal porteño a cargo de la causa, Adrián Pérès, pidió a la compañía de telefonía celular Claro -de la que Ferrari es cliente-, el registro de llamadas y mensajes entrantes y salientes, y apertura de las antenas.

El juzgado de Instrucción 24, a cargo del juez Osvaldo Rappa, emitió una orden de secuestro para la camioneta Volkswagen Amarok patente JQC 230, que hasta anoche no había aparecido.

El fiscal también le ordenó a la policía averiguar si el vehículo cuenta con un rastreador satelital para poder geolocalizarlo.

La novia de Ferrari le contó al fiscal Pérès que la madre de su pareja le confirmó que su hijo había pasado a visitarla por su casa de Chacabuco y que de allí se iba a Junín.

Ayer, el fiscal Pérès envió una comisión de la Policía Federal a entrevistarse con la madre del publicista, quien les ratificó que el lunes estuvo con su hijo hasta las 16.

También les habría contado a los pesquisas que había estado con su hijo en la tarde del domingo (el día anterior), también en Chacabuco, y que no le notó ninguna reacción anormal.

"La madre de Ferrari dijo que vio a su hijo muy tranquilo y que era habitual que viajara para allá porque tenía familiares y amistades. Él le dijo a ella, el lunes, que de ahí se marchaba hacia Junín a visitar a un conocido", relató a la agencia de noticias Télam una fuente judicial.

La fiscalía debe confirmar si Ferrari partió en efecto de Chacabuco a Junín (54 kilómetros por ruta nacional 7) y para ello pidió los videos de las cámaras de los peajes por los que debió haber pasado con la camioneta Amarok.

En el departamento de Cossettini al 1100, de Puerto Madero, Cristina, la novia de Ferrari, no vio nada que le llamara la atención, salvo el faltante de las llaves y los documentos de la camioneta.

Ferrari tiene dos hijos de 12 y 16 años.

video. Última imagen del ejecutivo. La cámara del edificio porteño en que vive lo captó saliendo el lunes a las 12.34.

Comentarios