Información Gral
Sábado 22 de Abril de 2017

"¡Me mata!", el grito a la línea 911 de la mujer degollada en Castelar

Alejandra Polizzi alcanzó a llamar al servicio de emergencias, pero no pudo salvarse. Horas después lo hizo su esposo para confesar el crimen.

Alejandra Polizzi, la mujer de 48 años que fue asesinada por su esposo en su vivienda de la localidad de Castelar, en conurbano bonaerense, el miércoles a la noche, llamó al 911 pidiendo ayuda en una comunicación que quedó trunca.

"Me mata, me mata, me mata", gritó desesperada la mujer a lo que la operadora del servicio de emergencias le preguntó: "¿En qué localidad estás?".

"Me quiere matar, me mata, me va a matar", dijo la mujer y se cortó la comunicación.

Horas después, Gustavo Javier Flores, de 38 años, su esposo, llamó al 911 y confesó el crimen. "Mi mujer fue asesinada", dijo, y al ser consultado por la agente policial sobre quién había sido el autor del asesinato, respondió: "Yo".

La operadora preguntó: "¿Está sin vida? ¿Está seguro señor?", y él le respondió: "Sí".

"Bueno, yo espero acá", terminó la comunicación Gustavo Flores.

Ayer, la autopsia determinó que la mujer recibió nueve puñaladas aplicadas con una cuchilla. Tres de las heridas se hallaban en el cuello, lo que le provocó la muerte.

Los investigadores creen que el marido de la víctima, quien fue detenido, la mató por celos, ya que sospechaba que mantenía una relación con otro hombre.

Si bien el arrestado se negó a declarar ante la fiscal de la unidad de violencia de género de Morón, los investigadores recibieron la declaración de distintos amigos y conocidos del matrimonio que dijeron que el hombre estaba celoso de su mujer.

Según las fuentes de la investigación, Flores recibía constantes comentarios de compañeros de trabajo que le decían que su mujer mantenía relaciones con otro hombre.

El hecho se desencadenó el miércoles cerca de las 19,30 en la casa que compartían ambos junto a su hijo de ocho años, en la calle Arturo Capdevila 1946, de Castelar Sur, en el oeste del conurbano bonaerense.

Los policías contaron que luego de perpetrar el crimen, Flores se sentó frente a la televisión y se puso a mirar con su hijo una película para que se durmiera.

En las últimas horas, el detenido fue trasladado al Hospital Posadas, de Haedo, donde fue sometido a peritajes psiquiátricos y psicológicos ordenados por la fiscal. Luego quedó alojado en una dependencia policial y en las próximas horas su detención por el delito de "homicidio calificado por mediar violencia de género" será convalidada por el Juzgado de Garantías 4 de Morón, a cargo del juez Alfredo Meade.

Baleada y grave

Una mujer se encontraba anoche internada en grave estado en la ciudad bonaerense de Necochea luego de recibir dos tiros en el pecho durante una discusión con su esposo policía, quien quedó detenido tras el hecho, informaron fuentes de la fuerza de la provincia de Buenos Aires.

El hecho que conmocionó a la ciudad balnearia ocurrió alrededor de las 10 de ayer, cuando el efectivo llegó a su vivienda de la calle 102 al 4100 del barrio 9 de Julio y según los investigadores comenzó a discutir con su mujer hasta que se escucharon al menos dos detonaciones.

Luego de un llamado a la Policía efectuado presuntamente por los vecinos del barrio, los efectivos llegaron al lugar y la mujer fue trasladada de urgencia al hospital de Necochea, en tanto que su esposo quedó detenido.

La víctima, identificada como Marisa Astudillo, de 42 años, se encontraba internada anoche en terapia intensiva y con un cuadro reservado.

Mientras tanto, el efectivo policial, que ostenta el rango de capitán y que fue identificado por los investigadores como Rubén Ortega, fue detenido y a las pocas horas desafectado de la fuerza, indicaron los voceros.

En el lugar, trabajó la Policía Científica en busca de rastros de ayuden a esclarecer el hecho y la causa fue caratulada como "femicidio en grado de tentativa agravado por uso de arma de fuego".

Comentarios